John Varley – Y manaña serán clones

Hola culebras.

Este que ahora voy a comentar es uno de los primeros libros que me compré la llegar a Madrid. Santi L. Moreno me llevó a una librería perdida en lo que me pareció el culo del mundo (más adelante lo asocié con el barrio de Tetuán) y allí, entre estanterías repletas de los más variados libros, adquirí este viejo y desgastado ejemplar. De entrada tiene de verdad un mal aspecto, con las páginas completamente amarillentas y las primeras cuarenta páginas cayéndose del lomo por falta de cola, pero tratándolo con cuidado se deja leer. Y el contenido satisface, sí señor.

De Varley ya había leído Blue Champagne (enternecedor ‘El Pusher’, magníficamente triste y patética ‘La guía telefónica de Manhattan (abreviada)’, acojonante ‘Pulse Enter []’), que sólo puedo calificar como muy buena.

Este Y mañana serán clones no pasará a la historia de mis lecturas, pero al menos ha resultado entretenido y, sobre todo, sorprendente: resulta alocado al tiempo que gracioso ese caos de personajes, diferentes unos de otros pero que en el fondo no dejan de ser los mismos. No voy a destripar esta frase por muy extraña que suene dado que en comprenderla radica uno de los puntos interesantes del libro. En eso y en la línea de emergencia de Ofiuco: auténtica protagonista de la novela, una circunstancia que en un primer momento no se aprecia debido a la pésima traducción del título (el original es, cómo no, The Ophiuchi hotline).

Porque con el paso de las páginas lo que viene de Ofiuco se convierte en la clave de todo para llegar al final a un desenlace que, si bien no puede considerarlo efectista, grandioso ni sorprendente (casi podría calificarlo como gris), sí deja buen sabor de boca. Y con patada en los cojones a la humanidad incluida de regalo, cosa muy de agradecer.

Dado que el libro me lo empecé a leer con una idea ‘a’ (predispuesto por el título y los acontecimientos narrados de los primeros episodios) y al avanzar me encontré con un resultado ‘y’, totalmente inesperado, no voy a decir nada en esta reseña de su trama. Quien quiera leerlo de manera ‘virginal’ que lo haga, y quien quiera zamparse unos spoliers que lo haga en otro web, pero que sepa que si destripa la trama no se hará ningún favor. Palabra de misántropo.

Compra, lee y no te arrepentirás. Y, si no lo has leído aun, ya tardas en conseguir Blue Champagne.

Adiós.

Deja un comentario