El examen de la huelga

Hola.

Ha pasado ya casi un mes dos meses de la huelga. La huelga, por si alguno todavía no se ha enterado, se realizó por la reforma que el gobierno supuestamente socialista (pero que en realidad se está portando como de derechas) ha aprobado por decreto ley.

A lo largo de los días que siguieron a la huelga en la inmensa mayoría de los medios de comunicación, por no decir todos, se hizo balance del resultado de la misma. Se la pasó a examen, como se suele decir.

Pues bien, yo no voy a hablar de ese examen. Pero sí que voy a hablar de otro examen, uno vergonzante y que deja a las claras la catadura moral de la persona que lo protagoniza: una profesora de sexto de primaria que, no sólo no secunda la huelga (algo perfectamente válido, ejerce su derecho a ello), sino que escogió ese día, ese preciso día, para ponerles a los niños un examen. Un examen que si no iban a clase suspenderían y cuya nota además contaría para la evaluación. Me pareció nauseabundo en su momento, y me sigue pareciendo nauseabundo ahora, por lo que lo pongo aquí parta que quede constancia de ello. ¿Qué pretende esa maestrucha, coaccionar a los padres para que no hagan la huelga bajo la amenaza de que niño que no acuda a clase, niño se llevaría un suspenso? ¿Así es como defiende su postura, implicando a los niños en algo ante lo que realmente no tienen ni culpa ni capacidad alguna de defensa?

Sólo puedo decirte una cosa, maestra del C.E.I.P. Victor Pradera (Leganés): con esa medida perdiste todo el respeto que te tenía. Soy hijo de maestra de primaria, y por eso sé de sobra el tipo de trabajo que tienes, lo que me hace inconcebible e injustificada tu medida. Vergüenza me das como profesional al manipular a los niños. Pena me da que no pueda hacer que te despidan. Una cosa son tus ideas, otra meter a los niños en ellas bajo amenaza de suspenso.

Adiós.

PD: Sí, al final no puso el examen, pero es se supo el día 30, a toro pasado.

Deja un comentario