David Brin – Mensajero del futuro

Hola, culebras.

Otra reseña muy tardía (escrita el 23/12/2012) y ultracorta, en ésta ocasión de Mensajero del futuro, la famosa novela de David Brin, el ‘futurista’ (tal y como lo describen en la serie de TV Profetas de la Ciencia Ficción). Tanta fama alcanzó la novela que Kevin Cosme de Todos los Santos rodó una adaptación cinematográfica. Ya había visto varias veces la película, una historia romanticona que tiene la ciencia ficción más como escenario que como elemento de peso y, si bien se deja ver, no está precisamente entre mis favoritas del subgénero postapocalíptico.

Pero vayamos al libro y dejemos en paz la película.

¿Qué hay en el libro? Una historia de supervivencia, protagonizada por un solitario en un mundo forzosamente solitario y desconfiado. A través de la novela rezuma una mezcla de optimismo y fatalidad. De un lado están los núcleos de población que intentan hacer resurgir (o al menos no olvidar) la civilización de preguerra; del otro los tan americanos asilvestrados locos de la independencia y las armas. Y entre medias un fantasmal organismo de Correos, pergeñado a modo de justificación de que el protagonista vista un abrigo de ese cuerpo (único parecido con la película).

La novela carece de un ritmo que enganche, yendo a trompicones de interés y falta del mismo. Pero eso no acaba de suponer un problema dado que le da realismo: ese mundo devastado es una suerte de ruleta rusa, un continuo desengaño donde mantener la esperanza es sin duda el mayor reto. Y así, a base de ostias, de chascos, avanza el protagonista a lo largo de novela. Que nadie espere una epopeya ni un texto épico: se trata de una historia de un solitario que a duras penas soporta la carga que conlleva portar ese abrigo.

Por todo ello le pongo al libro un 6.

Chao.

PD: Para los que sepan inglés, ahí les dejo el comentario que el propio autor de la novela dedica a la película.

Deja un comentario