Colaboración de reseñas con Bukus

Hola, culebrillas.

Bukus Reseñas

Bukus Reseñas

Tal y como reza el título de la entrada voy a empezar a colaborar con Bukus realizando reseñas de libros. Hace años que no me meto en semejantes embrollos (desde los tiempo de Solaris, hace ya mucho), así que espero no haber perdido la maña. ¡Ah, que no la puedo haber perdido porque mi propia web es de reseñas! Pues va a ser que no me va resultar muy difícil, no.

El pero a esa nueva etapa consiste en que no sólo quiero leer ‘sus libros’, sino que deseo seguir con ‘los míos’, con esa enorme Pila que por no decrecer con el paso del tiempo aumenta su tamaño amenazando con fagocitarme. Así que alternando reseñas ‘ajenas’ seguiré con las mías propias, como hasta ahora. Todavía tengo mis dudas sobre si los libros leídos para Bukus seguirán contabilizando para mi resumen anual. Ya veré.

Publico esta entrada cuando ya ha salido a la luz mi primera reseña. A medida que en Bukus las vayan publicando iré colgando en esta web un diminuto extracto de la misma así como el enlace al contenido completo, por supuesto en Bukus.

Un saludo.

¡Una de Liebster Award! ¡Marchando!

Hola, culebrillas.

Hace un tiempo la amable gente de Bukus me nominó con un Liebster Award, premio del que no conocía lo que se dice nada de nada 😛 Pero me han nominado. Olé.

Por supuesto esto supone responder a las preguntas que me hacen y nominar a algunas webs más. En plan piramidal, vamos.

Así que sin más verborrea voy a entrar a responder a las preguntas.

1. ¿Te gusta leer? (Si la respuesta es negativa te retiro el galardón)

No me lo quite, paaaaaaaaaayo, que zi me guzta leé.

2. ¿Por qué empezaste a escribir un blog?

Para ser sincero ya ni lo recuerdo. Me suena que allá por 1997, cuando ni siquiera había comprado el dominio, le dije a un compañero de trabajo (hola, Patri) que pretendía crear una secta para dominar mentes débiles y forrarme sacándoles dinero. Una de los pilares de la idea constaba en la difusión a través de internet, con una web llena de contenidos adictivos y chungos. Al cabo de los años adquirí txisko.com pero, por supuesto, no monté la secta, y lo de los ‘contenidos adictivos y chungos’ mejor dejarlo a un lado. El blog, las cenizas y demás zarandajas vinieron mucho después como ganas de decir en algún lado lo que pensaba.

3. A día de hoy, ¿se han cumplido tus expectativas con los resultados obtenidos por el blog?

Dadas las ridículas expectativas (lo de la secta, la dominación mundial y el hacerme rico sangrando a débiles mentales) creo que me parece bastante éxito que todavía siga con vida. Y de paso con contenidos mucho más interesantes que una nueva Cienciología. Aunque de haber seguido los pasos de Hubbard quizá ya estuviera montado en el dólar.

4. ¿Qué género literario crees que se adapta mejor a tus sueños, fantasías…?

Sin lugar a dudas la fantasía oscura, y la de Clive Barker por encima de todas.

5. Si tuvieras que basar tu vida en una novela que hayas leído, ¿cuál sería? (¿Qué novela se ajusta más a tu vida?)

Dado que el 95% de lo que leo es ciencia ficción y terror no creo que haya ninguna con la que me sienta identificado (aunque bueno, si puedo ponerme en cualquier papel no me importaría por ejemplo personificar un cenobita de The Hellbound Heart). Mi vida es muy gris, con lo que no da ni de lejos para narrar nada interesante. Mucho menos una novela… ni siquiera un cuento.

6. ¿De qué novela te gustaría ser el protagonista y vivir sus aventuras?

Casi sin lugar a dudas La luna es una cruel amante, de Heinlein. O La tierra permanece, de George R. Stewart.

7. ¿Qué héroe/personaje principal debería haber muerto en el primer capítulo?

Gully Foyle, el de Las estrellas mi destino, de Bester. Pero la verdad es que lo elijo no por él mismo, sino porque a lo largo de las páginas conformará una de las novelas que más me han defraudado en toda mi vida. Así que lo mato y me libro de leer todo lo que sigue.

8. ¿Qué malvado/personaje secundario habrías absuelto del funesto final que su escritor le tenía reservado?

En esto tampoco tengo muchas dudas: Moonglum, de la saga de Elric (esa maravilla pergeñada por Moorkock). Cada vez que leo la saga deseo con mucha fuerza que el final cambie para que él sobreviva. Todavía no lo he logrado, pero sigo intentándolo.

9. ¿Qué novela, después de haberla terminado de leer, has seguido pensando en ella y en sus personajes, días después? ¿Por qué?

Aquí me voy a repetir: La luna es una cruel amante. ¿Por qué? Pues porque la novela me pareció uno de los textos más cercanos a la perfección que jamás he leído. Y está llena de un idealismo y un impulso social que sólo tiene un defecto: alaba el liberalismo, algo que un comunista como yo no lleva muy bien.

10. ¿Has escrito una novela o tienes en mente hacerlo? (Si la respuesta es afirmativa dinos su título)

Escribí una hace más tiempo del que quiero recordar, y nunca llegó a tener un título concreto. Cuando la dejé (un primer borrador muy malo) se titulaba Tormenta roja. Como ya he dejado de escribir ­–tiré la toalla­– pues ahí sigue, muerta de risa (que se ría de mí la muy jodía, quiero decir) en un cajón virtual de mi ordenador.

11. Después de comprobar por ti mismo (si aún no lo has comprobado ya lo harás) lo mal que está el mundo del libro, ¿te has planteado dedicarte hacer ganchillo?

Es que ya estoy haciendo eso: en el blog he dejado de hablar de cosas que no sean libros (y sus relativos). Sigo soñando con convertirme en mi querido Lobo y emularle: Txisko, el último terráqueo. Como diría Bender: ‘He tenido un sueño maravilloso. Y tú estabas en él’.

Ahora me toca a mí plantear once preguntas:

  1. Te quedas sin televisión (no vale verla a través del móvil u ordenador). ¿Sufres o te sientes aliviado?
  2. Según tú quién tiene más mérito a la hora de ganarse la vida con su profesión: un dibujante, un escritor de relatos, un novelista, un actor o un deportista. ¿Por qué? ¿Y en España?
  3. ¿Crees que dentro de mil años el Flying Spaguetty Monster estará a la misma altura de Dios, Yavé o Alá?
  4. Supongo que conocerás la paradoja de Fermi. ¿Crees que algún día Iker Jimenez (y resto de magufos) la comprenderá?
  5. Seguimos con cosas serias. A lo mejor conoces la teoría del valle inquietante.  ¿Crees que el hombre la va a superar ese valle con éxito antes de que nos muramos de viejos?
  6. Una similar: ¿veremos un hombre en Marte? ¿Y sin que sea en formato Gran Hermano?
  7. Si tuvieras que identificarte con un malvado literario, ¿quién elegirías? ¿Por qué? Doble puntuación si ese malo muere de manera horrible.
  8. Se ha desencadenado una epidemia zombi (como el subgénero está de moda una pregunta relativa al mismo no podía faltar). ¿Eres de los de armas de filo (para combate cuerpo a cuerpo) o un jachondo y nenaza francotirador que se dedica a volarle la cabeza a clones de Jay Leno (o de Pepe Navarro)?
  9. Seguimos con cosas de zombis. ¿Alice (de las pelis de Resident Evil) debe morir de una condenada vez por pesada? ¿Alguna de estas opciones te parece válida?
    1. Morir descuartizada.
    2. Morir sodomizada y luego descuartizada
    3. Morir sodomizada, descuartizada, rejuntarla, revivirla y vuelta a sodomizar y descuartizar?
  10. Cuándo los escritores de libros de zombis saturen el mercado y no consigan ventas ¿se desatará entre ellos una orgía de comecerebros? ¿O se comerán a los editores que han anegado las estanterías? Perdón: creo que se nota demasiado que estoy hasta los mismísimos de tanto zombi.
  11. Ahora sé sincero: ¿alguna de estas preguntas te ha servido para algo? No digo útil, que eso ya es mucho decir.
  12. Y una pregunta más porque me da la gana: ¿algún día admitirá Literfan que es el hermano secreto de Luis G. Prado?

Y aquí va mi lista de blogs. Como voy a mi bola y las normas del premio este me preocupan poco o nada he reducido la lista a seis siete webs. Además de que, dado que no conozco a mucha gente con blog y mi escasa (de forma voluntaria, que conste) vida social ha soltado amarras de casi toda la humanidad, tampoco tengo mucho de donde rascar. Se trata tanto de sitios por contenidos interesantes como de personas que una manera u otra interactuaron conmigo en una galaxia muy, muy lejana… digo, en un pasado lejano. O por otra razón que no pongo 😛

¡Esto es to…! ¡Esto es to…! ¡Esto es todo, amigos!

PD: Por dios, que se me olvidaba la web mi querido DisneyMan, paciente sufridor durante años de mi tirirí-tiriríBusco aliados ¡No me lo perdono! ¡Peniteciagite!

Bukus me ha nominado a un Liesbter Award

Hola, ofidios.

Liebster Award

Liebster Award

Pues sí, tal y como dice el titulo de esta entrada se me ha nominado a un Liesbter Award. La nominación parte de Bukus, portal de literatura, concursos literarios, búsqueda de libros, librerías… vamos, bastante completito.

Debo admitir que hasta que me nominaron no tenía ni la más remota idea de lo que era un Liesbter Award. He buscado un poco y ya me he enterado de qué va esa vaina. Eso me ha plantado en cierta tesitura que casi supone un problema: antes sí seguía blogs (de hecho leía demasiados, tantos como que me consumía más tiempo del recomendable). Pero ya no lo hago, en parte gracias a ese maravilloso acontecimiento que supuso el cierre de Google Reader. Eso y el haber acabado tan asqueado de cuanto me rodea. Supongo que como las reglas obligan a pasar la pelota a más blogs (un mínimo de, ¡dioses míos!, once) deberé recuperar alguno de los sitios de lectura anteriores. Puede que incluso tenga desenterrar viejos fantasmas (cosas de ser una asocial, misántropo y ermitaño convencido). Ahora que lo pienso, quizá eso de desenterrar cosas del pasado tenga su interés, por eso de ver cómo han pasado los lustros, las décadas.

No sé si tardaré veintitrés días (como el amigo de Bukus), más o menos, pero lo voy a intentar. Empezaré respondiendo a las preguntas, que ya es algo. Lo de elegir a otros once blogs… con el tiempo llegará.

Un saludo.

Cerrado temporalmente por enfermedad

Hola, culebras.

Muy contra mi voluntad me veo obligado a dejar el blog en estado de hibernación durante un tiempo indefinido debido a una enfermedad que he contraído. Por lo que me han dejado caer los médicos (y tampoco se han mojado mucho al dar fechas) puede que el asunto suponga incluso dos meses de convalecencia. Un tiempo muy largo de desconexión forzada, pero no hay otra.

Seguiré leyendo y apuntando mis impresiones para luego actualizar el blog.

Mientras tanto os dejo con las vistas desde la ventana de mi nueva habitación.

image

Un saludo.

Postdata: escribo esto desde el móvil, por supuesto. Y menos mal que lo tengo.

Una especie de despedida

Hola, culebras.

No, no voy a dejar el blog, ni a cerrarlo ni nada por el estilo. Por eso mismo no he puesto como asunto ‘Una despedida’, tal cual, sino ‘Una especie de despedida’. Me voy, pero no me voy. Dejo el blog, pero no lo dejo.

¿Cómo se entiende esto? Pues de una manera bien sencilla: a partir de ahora la web se dedicará sólo a reseñar lo que leo. De hecho ha ido sucediendo eso mismo de unos meses acá. Se acabaron las entradas con comentarios más o menos políticos: adiós a contenidos etiquetados por 15M, crisis, economía, España, política… No volveré a dar mi opinión del mundo humano. Me da tanto asco lo que veo, lo que me rodea, lo que vivo que bastante tengo con eso, con vivirlo (o sobrevivirlo) como para además perder lo único que de verdad  me pertenece, mi tiempo, en hablar de ello.

Esta sección geográfica del planeta llamada por ahora España, y sobre todo sus habitantes, me ha defraudado sobremanera. Su indolencia, su cerrazón, su hipocresía, su falta de ética y de visión de futuro, su ridículo territorialismo, todo eso y mucho más me ha acabado de apartar de ellos. Apartado en la medida que la circunstancias de la vida me lo permiten, claro (todavía no puedo agarrar una nave espacial y largarme a explorar, por ejemplo, Titán, Io o Europa). Mientras sigo encadenado a esta bola de mierda voy a intentar perderles de vista a todos estos humanos y hablar sólo de mi única pasión/droga: la lectura.

Hay veinticuatro entradas etiquetadas como revolución, veinticuatro entradas hablando de cosas relativas a un deseado –por mí– cambio social.  Veinticuatro entradas que sólo han evidenciado cómo este país de adocenados ombliguistas sigue ciego a lo que sucede, sin capacidad de reaccionar mientras una panda de psicópatas avariciosos lo sangran. Gritaría un sonoro ‘QUE OS JODAN’ si no fuera porque, por desgracia, eso equivaldría a un ‘que me jodan’. Me da verdadera envidia el destino final de Krug.

Pero al menos me quedan mis libros. A diferencia de los humanos ellos son inmutables y persistentes en su naturaleza: un libro malo es malo y jamás  puede engañar haciéndose el bueno, por mucho que lo releas. Un libro malo se descubre enseguida y se le puede relegar al olvido (o incluso puedes hacer con él un Farenheit 451) sin el menor reparo. Un libro malo sólo se le olvida (o elimina) y se va a por el siguiente. Ojalá se pudiera hacer eso mismo con ciertos humanos, esos psicópatas sociales que llenos de orgullo, prepotencia y arrogancia llevan de cabeza a la especie humana al dolor, el sufrimiento, la destrucción y la muerte.

Lo dicho, se acabó hablar del mundo real. Mejor sumergirse en el de los libros mientras espero a que el rebaño ciego dirija su camino hacia la destrucción. Y que yo lo vea.

Adiós.

P.D.: Al parecer en WordPress hay algo para convertir etiquetas en categorías. Si la cosa funciona transformaré las etiquetas que he usado para catalogar los libros (Ciencia Ficción, Terror, etc.) en categorías. Sé que eso dará problemas con las viejas entradas que hacen referencia a ellas como etiquetas, pero se trata de un mal menor.

Ampliando un poco el blog

Hola, ofidios.

Antes del cambio que el sitio va a sufrir me ha dado por investigar un poco y descubrir algo llamado JetPack para Worpress. La verdad sea dicha, lo había visto hace ya tiempo y nunca me había molestado en investigarlo. Hoy me he puesto a ello y he visto que tiene su utilidad. Bastante utilidad, de hecho. Tanto como que lo he activado y he añadido algún widget (como el de suscripción a través de correo electrónico, por ejemplo), he activado Publicize (adiós IFTTT), he instalado cosas como las estadísticas o el que se pueda ver mejor por el móvil. Incluso he metido la mierda esa del ‘me gusta’ de facebook, pero como no tengo cuenta de caralibro (y es casi seguro que no la voy a tener jamás) no sé si funciona bien o no.

En los meses siguientes se verá cuán útil resulta, y cuánto no.

Pero por ahora debo admitir que la cosa no tiene mala pinta.

Adiós.

Mi experiencia en @SonisphereSpain 2012

Hola, ofidios.

Han transcurrido varias semanas y, tras pasárseme el cabreo/indignación, ya puedo hablar de mi segunda experiencia en el Sonisphere, en este caso en la edición 2012.

De entrada habría que decir que el cartel me atraía menos que el de la otra ocasión: en 2010 estaban no solo mis favoritos, Faith No More, sino también Slayer, Annihilator y Megadeth, principalmente. Salvando la excepción de Megadeth a todos ellos nunca los había visto antes, algo que en mi caso (con casi 30 años metido en esto del heavy) suena triste. Pero la vida es así, y no he podido ver todos los conciertos que hubiera querido.

Pero a lo que iba: en el cartel de este año 2012 sólo destacaban con claro brillo Metallica, a los que tampoco había visto nunca, y eso que el Justice fue, junto al South of Heaven, fueron las dos primeras cintas originales que compré, allá por 1988. Por desgracia me doy cuenta de que estos Metallica de ahora distan muchísimo de mis queridos del Justice o del Master, mis discos favoritos de la banda. Pero algo es algo, y deseaba verlos. Entre el resto de grupos había uno que me gusta mucho (Slayer), algunos me agradan bastante (Kyuss, Within Temptation, Fear Factory), un puñado que entra en la categoría ‘algo menos’ (Paradise Lost, Soundfarden, Corrosion of Conformity, Children of Bodom, Mastodon, Evanescence, ), junto a otros los que directamente detesto (Sonata Arctica, Limp Bizkit, The Offspring). Luego estaban los que ni siquiera sabía quiénes eran. Cosas de estos festivales: una parte de lo que pagas (la friolera de 96 euros, que se dice pronto) pertenece al terreno de la sorpresa.

El primer día llegué tarde al recinto. La cosa empezaba mal: no pude ver a los C.O.C. Atravesé la puerta justo cuando Skindred terminaban su actuación. Sin pensármelo dos veces acudí al escenario principal.

Aunque bueno, la verdad es que me quedé en el intento: para mi sorpresa me encontré con que en derredor del escenario principal, y con un radio no menor de 50 metros, se desplegaba una valla que separaba al público ‘guay’ del resto de los mortales (mortales que habían pagado, como en mi caso, la bagatela de casi 100 euros). Si 15.000 de las antiguas pesetas te exilia a ver los conciertos en el culo del mundo (como mejor opción) ¿cuánto han pagado los de la ‘zona guay’? ¿Para eso pago ese pastizal, para no ver nada? ¿Acaso 100 euros no suponen una cantidad lo suficientemente importante como para observar con un poco de calidad a los artistas? En resumidas cuentas: me sentí estafado. Si hubiera pagado la mitad todavía lo comprendería; o si la zona guay estuviera en el centro del escenario, dentro del mismo, como hacían Metallica en la gira del Negro; o si el radio de esa zona guay no hubiera excedido los 10 o 15 metros. Si se hubiera cumplido una o varias de estas posibilidades no me hubiera poseído esa sensación de estafa, de engaño, de ‘mierda de país, donde te roban a la primera de cambio’. Pero no, me tuve que contentar con ver todo desde el culo del mundo, y eso que me acerqué bastante a la valla de los ‘pobres mortales’. Ni que decir que el cabreo aumentó cuando comprobé la catadura de la ‘gente guay’, individuos que en muchos casos (a juzgar por su actitud) lo que sucedía encima del escenario ni les interesaba ni prestaban atención: de palique entre ellos, mirando con una mezcla de sonrisa y disgusta hacia la masa aplastada en la zona pobre, haciendo fotos a sus novias o novios. Un buen puñado (no me atrevo a decir que muchos) tenían la pinta de tíos a los que alguien (la empresa X, el periódico Y, o quien sea) les ha regalado la entrada y han dicho ‘pos fueno, pos fale, pos malegro’ y han acudido al concierto. Mientras, algunos nos quedábamos bizcos intentando adivinar lo que sucedía en el escenario. Bizcos, cabreados e impotentes.

Area VIP

El soberano enfado continuó a lo largo del viernes y del sábado, pero no voy a hablar más de eso. Por ahora.

Regresemos mi entrada al festival, ese viernes. Como dije, al poco de llegar a las proximidades del escenario principal salieron Sonata Arctica. El grupo jamás me ha gustado, pareciéndome una versión ultrañoña de Stratovarius. Deseaba que el directo les volviera más contundentes, menos vomitivos. Pero no: resultaron más vomitivos aún. No sólo por la voz de pito amariconada del cantante, sino también porque los técnicos de mesa se debían haber agarrado una cogorza del uno (como para celebrar las primeras horas del festival) a hicieron que el sonido del grupo se redujera a una cosa: un jodido y sobredimensionado doble bombo. A ver, el doble bombo me gusta, e incluso en algunos discos (Imaginations from the Other Side) me parece casi el instrumento. Pero en el concierto de los ñoñijevis de Sonata Arctica acabó de rematar la jugada: maullidos y tacatac. Nada más. Joer, casi prefería sufrir los alaridos de Anne Nurmi que al baboso de Sonata Arctica. Paso de hablar más de estos basurillas.

Tras estos mierderos me fui a ver quién narices eran los canadienses Kobra and the Lotus, y no sé si hice mal, peor, o qué. Parecían un grupo que en estudio podrían resultar incluso interesantes, pero que en directo se perdían con los fraseos de guitarra (sonaban disonantes, mal encajados). Eso por no hablar de la ¿voz? de la cantante, que me pareció tristísima: una especia de versión femenina de Dickinson a la que le hubiera dado un ataque de Parkinson en las cuerdas bucales. Triste. A tomar por culo.

Tras acabar espantado de esos canadienses me pasé de nuevo al escenario principal y, ¡oh dios mio!, me topé con la mayor basura que uno se puede imaginar dentro de un supuesto festival de música heavy: un rapero con ropa veinte tallas más grandes que la suya y unos pantalones cagaos que parece que pertenecen a King África. Junto a ese un individuo con pinta de alien blancuzco, máscara de espejo y culo al aire (casi al estilo W.A.S.P., pero en mucho más hortera). ¿Quiénes eran esos esperpentos? Los infames Limp Bizkit. Con ellos mi cerebro se fue apagando, más y más. Deseaba tener a mano un lanzallamas y prenderles fuego a esos dos… seres. Su puta madre, que basura había sobre el escenario. Al menos el bajista realizaba una buena labor y me permitía sacarle algo positivo al ‘concierto’.

Pero por fortuna no tuve que soportar esa mierda mucho tiempo: en el escenario menor en poco empezarían a tocar Kyuss Lives! Un poco de stoner rock seguro que exorcizaría la bazofia de los raperos esos. Y vaya si lo exorcizó: vaya concierto se marcaron los americanos. Delicioso. Una secuencia de temas envolventes, que te obligan a saltar, a mover la cabeza como un puto jipi fumado. Magnífico. Recuerdo ese apoteósico ‘Thumb’ (quizá mi tema favorito del grupo), botando como un loco. Por dios. Pero lo mejor, al menos para mí, fue la descomunal presencia de Billy Cordell. Seguramente se deberá a mi antigua faceta de bajista aficionado, pero me suelo fijar mucho en ese instrumento. Y sólo puedo decir que en ese concierto ese hombre, al menos para mí, pareció llenarlo todo. Me recordó a un Geezer Butler en sus mejores tiempos: un bajo fluido, hipnótico, soltando fraseos propios, con alma propia y compitiendo con la guitarra. Lo que digo: una delicia. En conjunto la actuación me pareció de lo mejorcito del festival.

Mientras esperaba a que Paradise Lost realizaran su chou estuve cenando un poco (y mira que odio la mierda de costumbre esa de tener que cambiar mi dinero de curso legal por otro ‘de concierto’) y soportando a los churferos de The Offspring. Siguen sondando igual de descerebrados y vacíos que cuando les conocí: guitarreo simple para mentes simples.

De nuevo en el escenario pequeño escuché el concierto de los ingleses Paradise Lost, que me sirvió para comprobar que en su caso los años han pasado, y mucho. Les han pasado y les han pesado: viejos, por no decir decrépitos, encasillados en un subgénero ultrañoño y pastelero ideal para tías. Empezaron en él con el buen Draconian Times, y a partir de entonces cayeron en una espiral de comercialidad que les llevó a incluso imitar a Depeche Mode y otros grupos techno. Una desgracia teniendo en cuenta que hablamos de uno de los grupos icónicos del doom, los creadores de esa maravilla que es el álbum Gothic. El grupo que vi (otro de ‘mis tiempos’ que jamás había contemplado en directo) me provocó tristeza, más si cabe en la figura de un Nick Holmes incapaz de recrear la voz de esos primeros discos, como quedó claro con el ‘As I Die’. El contrapunto a la frialdad general de los componentes del grupo (el limitado y frío Holmes, el casi patológico caso de Greg Macintosh que aun siendo el pilar del grupo se trata de un pilar inamovible que en directo tiene mucho de témpano, o el apático y casi visceral Steve Edmondson) lo encontré en el alegre y volcado Aaron Aedy. El delgado, casi chupado, individuo de ‘mis tiempos’ ha engordado y ahora tiene un aire que me recuerda muchísimo a Peavy. Este hombre, aun en su humilde puesto de guitarra rítmica, vivía el concierto con una continua sonrisa y dado cada dos por tres muestras de agradecimiento al público. Una delicia ver a un músico tan contento con lo que hace. Lo dicho, qué grande el señor Aedy. En cuanto a la música, muchos temas del último disco, canciones que no aportaban nada nuevo, unos pocos temas más viejos, y absolutamente nada del Gothic o del Lost Paradise. El que acabara el concierto sin el ‘Eternal’ significó, al menos para mí, un jarro de agua fría. Una pena.

En el otro escenario al poco tiempo empezaron a tocar Soundgarden, pero nunca me gustaron. Orange Goblin no tenía ni repajolera idea de quienes eran, y los Machine Head no me apasionan, ante lo cual me retiré a mis aposentos con un sabor, más que agridulce, agrio. Y el sentimiento de haber sido estafado que me provocó la disposición de las vallas en el escenario principal.

¿Qué me depararía el segundo día? Pronto lo vería.

El segundo día llegué un poco más pronto para poder ver el concierto de Mastodon, un grupo que por su originalidad/rareza me gustan… y no me gustan. Hay partes de sus temas que me parecen magnificas, y otras que exceden mi gusto por lo progresivo. Pero en general me parecía una actuación digna de verse. O de intentarlo, porque la mierda del recinto para la ‘gente guay’ ese segundo día tenía un radio mayor. Su puta madre. Con la cámara puesta con el mayor zoom todo quedaba visto en el culo del mundo. Su putísima madre. Y eso que yo estaba situado a no más de dos metros de la valla. De la valla para pobres, mugrientos y demás desperdicios de baja ralea, se entiende. Por fortuna no había mucha gente y se pudo disfrutar de un buen concierto. Eché de menos mi tema favorito de esa gente, el ‘March of the Fire Ants’, pero no se puede pedir todo. Mastodon me demostraron poseer un buen directo, no perdiendo su virtuosismo.
Mastodon
Tras ellos veían los holandeses Within Temptation, el que posiblemente (junto al de Metallica) era el concierto que más ganas tenía de ver. Si en Mastodon destacaban los ritmos complejos y contratiempos a veces chocantes, con los Within Temptation se podía decir que uno esperaba todo lo contrario: melodías más o menos pegadizas y riffs facilones (vamos, como Paradise Lost). Pero, y ahí estaba la diferencia, con una cantante que en su último disco se ha desmelenado por completo. Cuando les conocí hace cosa de diez años (se dice pronto, estaban todavía con el Mother Earth) el sonido del grupo me parecía ñoño en general, y la voz de la cantante todavía más. Heavy para nenas, decía. Sin embargo con el tiempo han cambiado, se han vuelto menos amariconados (no me olvido del primerizo Enter, que parece pertenecer a otra banda) y más densos. Pero Sharon seguía con sus murmullos, sus suspiritos y sus medias voces. Perecía que tenía miedo de agarrar el micro. Hasta este último The Unforgiving. Decir que me sorprendió es poco: me dejó casi deslumbrado. Pero no a nivel técnico (siguen siendo muy limitados y simplones) sino en lo referente al apartado vocal: la ya señora Shanon se marca un tour de force a lo largo de todo el disco, con un chorro de voz lleno de energía y furia como nunca antes ha desplegado. Parece que compite consigo misma por demostrar hasta donde pueden llegar sus cuerdas vocales. Una delicia, vamos.

Guitarristas... por decir algo

Por desgracia algo que en estudio se puede calificar como delicia en directo puede volverse… indescriptible. Me acuerdo de esa patética Kate Perry y su ‘Firework’: un tema que en estudio me parece interesante en lo relativo a la voz (salvando las distancias estilísticas, claro), pero que en directo la chica demuestra que es una absoluta nulidad: todo gorgoritos y gallos. ¿Podría Shanon igualar en directo el potente chorro de voz de estudio? Ahí estaba mi interés cuando dio comienzo el concierto.

Walk Like an Aegipcian

En primer lugar un video de la viejuna Mother Maiden, al que siguió el por completo predecible (en lo relativo a que se trata de un inicio de concierto perfecto) ‘Shot in the Dark’. Y allí empezó el deslumbrante recital de Shanon. Su voz, perfecta. No sólo clavó los temas del nuevo disco (del que tocaron fácilmente seis temas; si no recuerdo mal fueron el citado ‘Shot in the Dark’, ‘In the Middle of the Nigth’, ‘Faster’, ‘Fire and Ice’, ‘Iron’ y ‘Sinéad’. Dudo de ‘Demons fate’ y no sé si ‘Starway to the Skies’), sino que incluso aplicó su furia vocal con los viejos. Recuerdo especialmente el ‘What Have You Done?’, que lo clavó (ayudado por la voz grabada de Keith Kaputo). Junto a la mayoría de temas del último disco también picaron de los otros (menos de Enter, que sigo pensando que reniegan de él), incluidos los megañoños e imprescindibles ‘Mother Earth’ y ‘Ice Queen’. Una pena que no tocaran el que quizá sea mi tema favorito del grupo, ‘The Cross’. Pero bueno, en resumen un pedazo concierto que me deja con ganas de verlos a ellos solitos. Antes de acabar de hablar de ellos dos cosas: la propia Sharon pidió disculpas por la excesiva brevedad del repertorio, algo que se agradece. Por otro lado la batería… ¿había alguien a las baquetas? El sonido de batería del disco es pésimo, frío, impersonal, simple hasta el hartazgo, de caja de ritmos; en directo peor que eso. Supongo que habrán contratado a Doc Avalanche. Resumiendo: muy bien el grupo, y Shanon perfecta.

Vaya rollo estoy metiendo: ya voy por las 2400 palabras… ya acabo.

Antes de Slayer

Ahora hablaré un poco del show de Slayer. Y va a ser poco porque casi ni me enteré: al final de Within Temptation me encontraba, como quien no lo quiere, a un metro escaso de la valla para la mugre (para los idiotas que hemos pagado casi 100 euros, por lo que no somos guays y nos jodemos quedándonos a cien metros de la escenario). Una buena–mala posición: buena porque es lo más cerca que un triste mortal podía alcanzar; y mala porque esa lejanía suponía que la gente de unos metros más atrás, seguramente sin ver que estaba la jodida zona guay, no se conformaba con estar tan lejos y apretaba hacia el escenario. Vamos: aplastamiento insoportable. Si a eso le sumas un grupito de sudamericanos (del tipo indígena) medio borrachos (alguno entero, y sabiendo cómo suelen comportarse con el alcohol) sin mucho cerebro pero sí con mucho ánimo pendenciero, la jodienda y molestia es segura. Acabé hasta los huevos del enano de la cámara, un gilipollas con una cámara de no sé cuentos cientos de euros, que no llegaba me llegaba ni a la altura del hombro, pero que por sus santos y enanos cojones debía estar en primera fila. Vamos, que no le bastaba estar a mi altura, no: debía pasar delante mío y de los chavales que teníamos delante. Eso y su jodido colega borracho que a punto estuvo de montar una pelea a escasos centímetros de mí. ‘Vívelo, vívelo’, decía el muy gilipollas como para justificar el que tratara de aplastar a un tío que tenía delante, un tío casi le saca un palmo de altura. Junto a estas dos lumbreras había unos dos o tres más, pero esos se comportaron de manera normal para estas situaciones. Lo que no impidió que entre el enano y el borracho me rallase.

Slayer

¿Qué se me quedó del concierto aparte de estos dos subnormales? Un Araya descentrado y con cara de pasmo, un Kerry King correcto, Jeff Hanneman ausente (sustituído por Gary Holt, de Exodus) y un Dave Lombardo perfecto. No recuerdo bien ni la lista aproximada de temas debido a la mala ostia que me generaron ese par de mierdas. Sé que sonaron ‘Dead Skin Mask’, ‘Reign in Blood’, ‘War Ensemble’, ‘Jesus Saves’, ‘Altar of Sacrifice’, ‘Die by the Sword’… vamos, un pequeño repaso a sus clásicos, junto a algún tema más moderno. Acabado el concierto de Slayer, y ya hasta los mismísimos cojones de esa pareja de idiotas, me piré a la parte de atrás, algo que hay que admitir que me resultó incluso difícil dada la cantidad de gente. Quería ver a Metallica, y enterarme de lo que veía, algo que en esas condiciones no podía hacer. Me retiré a la parte media de la explanada y aguardé a que empezara el concierto de de los de San Francisco.

Metallica

Situado en una distancia media lejana respecto del escenario aguardé a la llegada de Metallica. No me disgustó del todo el lugar dado que gracias a las enormes pantallas, sobre todo la que ocupaba toda la parte posterior del escenario, parecía que estaba viendo un cine. A continuación pongo la lista de temas tal cual la fui apuntando sobre la marcha:

  • A las 23:00 empieza. Hora aproximada ya que no lo apunté en ese preciso momento. mi primer concierto de Metallica tras 25 años oyéndolos, queriéndolos y odiándolos. Ya era hora.
  • ‘Hit the lights’. Cómo me sorprendió, muy agradablemente, escuchar este viejísimo clásico: la primera canción de Metallica que escuché en mi vida, quizá en el año 85. Un amigo de cuando yo era un chavalín, Esteban, me grabó en una cinta un disco de Kiss (el Lick It Up) para que los conociera y alucinara. Él era, y supongo que seguirá padeciendo ese defecto, un fanático de los maquillados. Tras oír la cinta le dije que el disco me gustaba mucho, sobre todo los últimos tres temas de la cara A. No recuerdo la cara que puso, pero supongo que sería algo similar a la de póker: los últimos tres temas que había en la cara A eran ‘Hit the lights’, ‘Whiplash’ y ‘Metal Militia’. Sin comentarios.
  • ‘Master of Puppets’. Sencillamente descomunal. LA CANCIÓN de Metallica. Sólo por escuchar eso en directo ya pago feliz.
  • ‘The Shortest Straw’. Buen tema, pero ni de lejos mi favorito del disco. El propio ‘Justice’ lo supera, por supuesto. O ‘Blackened’, o ‘The Eye’, o ‘One’… pero no adelantemos repertorio.
  • Sonó mi querido ‘For Whom the Bells Tolls’ y no pude por menos que recordar al indiscutible MAESTRO, el señor Clifford Burton.
  • ¿Qué cojones era esa mierda grunge?  No tenía ni puta idea de lo que estaba sonando, pero sin duda se trataba de basura post–negro. Luego he leído que se trataba de una canción llamada ‘Hell and Back’, del Beyond Magnetic. O quizá del Beyond Shitnetic. Lo dicho, una puta mierda grunge.
  • A continuación plantaron un video presentación del Negro, con tomas de la grabación, del día de la salida a la venta, de la gira, etc. Vamos, un video del R.I.P. de los Metallica que a muchos nos gustaban.
  • La interpretación del Negro empezó con el ‘The Struggle Within’, casi clavado al disco.
  • Sonó el inicio de ‘My Friend of Misery’ y recordé encantado esa línea de bajo que tanto me gusta. De nuevo lo tocaron perfecto, algo que se sucedería en el resto de temas demostrando que la banda se mantiene en forma, Trujillo mediante.
  • ‘The God that Failed’.
  • ‘Of Wolf and Men’.
  • Con ‘Nothing Else Matters’ entramos en el primer momento choni, ñoño, churriguay, pastelero. Las nenazas con sus mecheros o móviles al aire. Para olvidar, la verdad.
  • ‘Throught the Never’.
  • ‘Don’t Tread on Me’.
  • Sonó el ‘Where Ever I Roam’, uno de mis favoritos del disco.
  • Y, al fin, ‘The Unforgiven’, posiblemente lo mejor del disco. La anti–balada, el tema que me descuadró en su momento en lo relativo al estilo en que está compuesto: riffs potentes en los versos de melodía y riffs acústicos en el coro, todo para crear un tema que no es ni balada ni tiempo medio, sino un poco de todo. Y más. El tema que, en lo que se refiere a mis gustos personales, mejor ha envejecido. A la música le acompañó en las pantallas escenas del video clip. Adelante vídeo.
  • ‘Holier than Thou’.
  • ‘Sad But True’, otro de mis temas favoritos, muy bien tocado.
  • Y con ‘Enter Sandman’ entramos en el momento absolutamente choni, cutre y accesible. Un tema que al principio, cuando salió, no me disgustaba si bien me parecía demasiado radiofónico. Pero con el tiempo, tras tocarle en una y más bandas, tras escucharle hasta en la sopa en voz de cualquier gilipollas, macarrilla de tres al cuero o incluso criaja, tras servir de trampolín para convertir a Metallica en un icono popular, lo acabé aborreciendo como el que más. Ahora, al volverlo a oír, no puedo evitar sentir cierta nausea. Y la nausea se intensifica cuando veo a todo quisqui a mi alrededor cantándolo como si se tratara de un himno. Ese ha sido una de las canciones más dañinas para el mundo del heavy, un tema que ha hecho que el género se popularice y de entrada a gente que ni lo siente de verdad ni sabe asimilar lo que hay en él. Con ‘Enter Sandman’ surgió el metal–choni, por y para poligoneros y demás escoria. Sé que puede sonar reaccionario, pero añoro los tiempos en los que el heavy era un guetto cerrado, repudiado y casi endogámico, los tiempos en los que no había aficionadillos, ni curiosos, ni nenazas (me refiero a que no lo escuchaban las niñas que compaginaban Metallica con Camela sin despeinarse, porque nenazas como Stryper, Cinderella y Bon Jovi siempre las ha habido, siempre las habrá), ni nada similar. Tiempos en los que ser heavy implicaba una especie de compromiso que muchos se negaban a asumir.
  • Tras el pasteloso ‘Enter Sandman’ la banda se va.
  • Para al cabo de un rato sonar la intro acústica de ‘Battery’. Se me ponen los pelos de punta.
  • Absolutamente acojonante ‘Battery‘. Me dan ganas de pedir a gritos que sigan con ‘Damage Inc.’.
  • Suena un helicóptero, disparos suelos seguidos de ráfagas de M-16. La pirotecnia salta delante en el escenario y a los lados. Todo el escenario está envuelto en humo, sin ninguna luz encendida. Un acorde limpio de guitarra. Un escalofrío me recorre la columna. ‘One’. Láseres acompasados a la melodía, la voz de Hetfield perfecta. Sencillamente ‘One’. Sin palabras. Adelante vídeo.
  • Tras el apoteósico ‘One’ empieza el antiguo (y que en mi opinión ha envejecido muy mal) ‘Seek and Destroy’. La gente parece contenta, yo no: hubiera preferido un ‘Creping Death’ o de ese mismo disco un ‘Whiplash’ (ya que por soñar soñaría con ‘Anesthesia/Pullig Teeth’ para que Trujillo demostrara sus dotes). Pero se trata de mi gusto, y el tema es todo un clásico. Clásico que lleva mal los años, insisto.
  • A la 1:11 esto se acabó.

Me ha quedado un sabor agridulce, y rezo para que en 2016 hagan una gira similar, pero tocando todo el Master por los 30 años del disco. Eso sí que será digno de recordar.

Acaba Metallica y soy consciente de varias cosas:

  • Sigo con un cabreo monumental por lo de la ‘zona guay’.
  • Los Evanescence me gustan algo, pero realmente de ellos sólo me encanta un tema, ‘My Immortal’.
  • Mis amados y venidos a menos Fear Factory van a tocar muy tarde (anunciaron lo del retraso tras acabar Within Tempation), y no tengo ganas de esperar tanto.

Así que amplío mi armario con una camiseta de Metallica y me piro a casa, a ver si se me pasan las ganas de matar a los organizadores del festival.

Con las pocas fotos decentes que conseguí hacer he creado un álbum en flickr, por si a alguno le interesa.

Antes de acabar voy a hablar un poco de esa panda de cretinos. Sí, me refiero a los organizadores del festival. A ver, señores, parece que han nacido ayer, o son de la virgen del puño, o ambas cosas. No se puede tener un recinto en Madrid, en Mayo, con 55.000 personas (esa cifra de asistencia dan para el sábado) apretujadas contra un valla, con todo lo que eso implica, y no tener unos miserable cañones de agua pulverizada. Joder, que hacía calor: por la propia climatología, por el mogollón que se formó, por todo. Joder, y es que con esas la manera de aplacar el calor era repartir un puñado contado de botellas de agua mineral. Botellas que llegaban sólo a la primeras fila y a unos pocos, por supuesto. Había más facilidades de refrescarse con los dispensadores móviles de cerveza (pagándola a precio de oro, claro) que de recibir una sencilla ducha agua pulverizada. Ya pasó lo mismo en el otro Sonisphere que estuve. Y veo que volverá a ocurrir en este país de mierda, donde lo importante es que el gilipollas de españolito pague, que una vez ha pagado que le den por culo. ¿Lipotimias por el calor? Que se jodan por ser tan endebles, que yo soy el promotor y ya les he sableado por la entrada: si no querían sufrir esos agobios que me hayan pagado más para entrar en la ‘zona guay’.

Basura.

Bueno, acabo que todavía me vuelvo a cabrear. Y ya van más de 4.300 palabras, que no es moco de pavo. A ver si alguno se ha currado una reseña más extensa de este festival.

Chau.

Una pequeña sorpresa desde Málaga

Hola, culebras.

Ayer me llegó un correo que me sorprendió por su contenido. Me lo mandaba alguien que se había ‘quedado loco’ al descubrir el contenido de una web. Raudo pulsé el enlace y me encontré con el sitio de un colegio de Málaga en el que habían colgado varios microcuentos, todos ellos leídos por escolares.

Y entre los relatos encontré uno mío: ‘Nana’.

Al escuchar el podcast recordé cuándo lo escribí, otros tiempos más dinámicos y creativos. También recordé a la fuente de mi inspiración, mi mujer: ella me ha contado varias veces cómo, de pequeña, creía haber tenido una visión muy similar a lo que se narra en el microcuento.

Además, como premio adicional, descubrí que habían seleccionado el microcuento para incluirlo dentro de la plataforma leer.es.

Desde aquí quiero dar las gracias a los niños del I.E.S. La Rosaleda (Málaga), y en especial a Ana León por haberle puesto voz al microcuento. Espero que mi historia os haya gustado, y que esa colección de diminutas historias os aficione a la lectura, o incluso a la escritura. Ambos dos son mundos maravillosos, os lo aseguro.

Gracias, de corazón.

PD: El remitente del correo, el ‘loco’, era precisamente uno de los autores leídos. Da gusto cómo Internet y la libertad de derechos nos sorprenden a los que aportamos pequeños granos de arena.

La nueva resurrección de Eterno V2

Hola, culebras.

El día de ayer, muy significativo para buena parte de la población de este país, di un nuevo empujón a Eterno V2.

Se han dado las circunstancias de que de unos meses a acá he ido acumulando minirrelatos que bien pueden irse acomodando al blog. Ahora veo que han pasado casi cuatro años desde la resurrección de Eterno, resurrección a cargo del muy aclaratorio relato ‘El abandono‘. Luego cuatro relatos y tras eso tres años de silencio. Puedo decir en mi defensa que alguno de los relatos me supusieron realmente mucho trabajo, como el de ‘La dios no debe estar sola‘. Y que la inspiración no fluía. Y que no disponía de tiempo.

Excusas. Jodidas excusas.

En los últimos días he comprobado que sólo escribo bien bajo presión, bajo una fecha impuesta por una persona ajena a mí. Si me pongo yo los plazos todo acaba en nada. Decenas y decenas de relatos, un proyecto de fix-up, dos novelas… todos están amontonados en mi disco duro esperando que surja el látigo y los grilletes, que alguien me mande a galeras.

Hace años (2004, que se dice pronto), cuando surgió Eterno V1, había algo de eso. Presión, inspiración, reto… Y así ocurría lo que ocurría: que las cosas fluían. Pero se da el caso de que ‘todo eso’ desapareció hace años.

He regresado al punto inicial, aquel en el que estaba hace quince años: yo sólo, conmigo mismo y mi naturaleza misántropa. Como estoy así, de esa misma manera va a seguir Eterno V2: mostrando lo que me surge a mí, de mí mismo. Autocanibalismo literario.

Esta nueva entrada está basada en mi experiencia personal del 11 de Marzo de 2004. Yo estuve en un vagón en Atocha cuando estallaron las bombas. Sí, mi tren estaba parado en el otro extremo de la estación, no se vio implicado en las explosiones. Y doy gracias por ello. Esa experiencia jamás la olvidaré.

Sobre ella he escrito este ‘Silencio‘. El texto original lo redacté unos días después del atentado, pero el que os mostré ayer es una versión remozada y actualizada que he acabado la pasada semana.

Ignoro si en estos últimos ocho años he mejorado mi estilo de escritura. Supongo que no, en vista de cuantos libros he publicado y cómo me he forrado. Si bien ya estoy plenamente convencido de que publicar no implica saber escribir, sino más bien tener habilidad para arrimarse a determinadas sombras. Y, bajo esa sombra, comer fruta cierta tropical. Dada mi forma de ser ese tipo de juegos no entran conmigo. Más aún, me dan auténtico asco. El peso de la conciencia, que a veces es un bloque de cemento encadenado al cuello.

Pero bueno, que me enrollo en algo que a nadie le importa. Ahí os he dejado el relato: espero que os guste. En caso positivo decidlo, que eso es uno de los látigos.

Dado que tengo un buen puñado de relatos aguardando en cuadernos y folios sueltos (sí, es que también he vuelto a estos soportes más clásicos) intentaré colgar entradas en el blog con más frecuencia de la anterior. No me voy marcar plazos dado que, como he dicho, el auto-látigo no funciona. Eso sí, ya no serán todos de género fantástico sino que, como ‘Silencio’, los habrá de corte realista. Hasta a eso he llegado en estos años, a escribir sobre lo que tanto odio: la jodida realidad.

Un saludo.

Mucho tiempo offline

Dola, culebras.

Han pasado ya mucho tiempo sin que actualice esto. Y es que en estos ocho largos meses he sufrido unas cuantas vicisitudes: enfermedades (incluyendo la enfermedad con convalecencia más larga de toda mi vida), líos con la configuración del servidor del hosting (y en eso hay que darle las gracias a Guille, que para eso sabe muchísimo más que yo), líos en el trabajo (mucho trabajo; a veces incluso, contra mi costumbre, me lo he llevado a casa), problemas con el ordenador (casi seis meses sin ordenador, así de sencillo)… En definitiva: que he ido dejando esto de la web a un lado.

Pero dejar a un lado no significa olvidar. Dejar a un lado todo esto ha supuesto  recordar que lo tengo abandonado, como otras cosas que antes eran mi vida, y eso ha dolido. Todavía duele. Espero poco a poco ir recuperando algunas de esas cosas dejadas al lado pero no olvidadas.

Ésta en concreto, la web, espero que con este post regrese de la no-vida. Tengo pendientes las reseñas de los libros leídos desde junio. No han sido muchas porque he ido bajando la velocidad de lectura. La causa de ello se puede encontrar en un sólo culpable: el nuevo móvil, bendito cacharro infernal que me permite estar esclavizado a la web casi permanentemente. Gracias, o por culpa de él, me he metido en tres proyectos literarios twitteros. Dichos proyectos tienen mucho de catártico (sobre todo uno en concreto, al que ya considero mi alter ego reprimido, mi señor Oculto particular) y a veces me consumen en su totalidad el tiempo de los viajes casa-trabajo-casa, que antes dedicaba exclusivamente a leer. Pero aun así quiero seguir colgando mis impresiones con respecto a lo mucho o poco que leo. Las iré colgando de aquí a unas semanas, en la medida que me acuerde del libro 😛

Dado que ya no escribo (salvando las chorradillas del twitter y muy poco más), y que cada con el paso del tiempo mi grado de misantropía crece y crece, la web se reducirá casi totalmente a eso: reseñas de lecturas. Libros leídos aguardando el apocalipsis soñado, nuclear o zombie, llovido del cielo o surgido de aquí mismo. O un simple y jodido largo invierno. McCarthy o Brooks, Niven/Pournelle o Stewart. U Orgill/Gribbin. Qué más da, pero que llegue y yo lo vea.

Sigo a la espera. Mientras tanto, leo y comento.

‘Ta lueguín.

Eduardo Vaquerizo – Danza de tinieblas

Hola, ofidios.

Hace mucho que lo leo una novela patria, e iba tocando. Y además con alguien al que conozco en persona de cuando me movía por el fandom de Madrid, Eduardo Vaquerizo.

Danza de tinieblas es una novela agradable, sin pretensiones. O mejor dicho, con menos pretensiones de las que yo mismo le daba en un principio: me esperaba algo enrevesado y bizarro en plan Las Puertas de Anubis (de Tim Powers), o incluso cercano a ‘Setenta y dos letras’ (del inefable Ted Chiang, del que ya hablé –o mejor dicho puse a parir por baboso y paulocoelhoso– en la anterior versión de éste blog). Pero no: Danza de tinieblas usa el steampunk lo usa a modo de maquillaje para introducirnos en una historia dotada de una importante carga social. No diré que reivindicativa pero no carente de con cierto aroma a eso. Los detalles mágicos, o de steampunk, quedan en lo menos. Sin embargo esa ausencia no se echa de menos ante las tribulaciones del protagonista, una especie de Marv (el juggernaut de la historia inicial de Sin City, el soberbio cómic de Frank Miller) de ese siglo XX extraño y oscuro.

El resultado final de la historia es satisfactorio, si bien no explosivo. Además cuenta con el aliciente de estar ambientado en algo aproximadamente cercano, ese Madrid a medio camino entre la modernidad y el siglo de oro.

Pero la obra padece de un defecto enorme, y provocado no por el autor sino el editor: todo indica que no ha habido revisión, ni galeradas, ni corrección de estilo. Nada de nada. De ser así (he leído muchos Minotauros y no recuerdo haberme encontrado con algo similar) demostraría una absoluta falta de respeto del editor para con el autor. Parece que se ha llevado a imprenta el texto original (a Edu le conozco y sé de qué pie cojea) y por ahorrarse eso, o por despiste, o a saber qué razón más o menos peregrina, el editor ha permitido que salga a la luz el texto en bruto, dando al público lego una imagen mala del autor. Creo que ya le sucedió a Edu algo similar con la novelización de Stranded. Vergonzoso. Si yo estuviera en su sitio tendría un santísimo cabreo ya que por esa desidia la que paga es su fama entre los lectores. O entre algunos: yo voy a seguir leyendo lo que me caiga de él.

Resumiendo, por todo ello se lleva un justito 6.

Chau.

A los que sepan de pagerank, que me lo expliquen

Hola, culebras.

Sí, sigo aquí, leyendo el meneame y acampadasol, por más que dijera que me iba al sobre. Día raruno raruno.

Entre medias me ha dado por repasar mis muy humildes estadísticas de mi flickr. Allí, en la sección de referers, me encuentro con la explicación a porqué mi foto de los puestos de comida de China es la mas vista, con diferencia.

Puestos de comida tradicional para guiris

¿Qué pasa con esa foto? Pues que para tres búsquedas de google aparece en los puestos de cabeza. A saber:

Para la búsqueda ‘puestos de comida‘, primera:

puestos de comida - Buscar con Google 2011-05-21 02-05-39

Para la búsqueda ‘imagenes de un p.uesto de comida‘, segunda:

imagenes de un p.uesto de comida - Buscar con Google 2011-05-21 02-08-32

Para la búsqueda ‘puesto de comida‘, tercera:

puesto de comida - Buscar con Google 2011-05-21 02-07-44

¿Qué tiene esta foto para haber acabado en esta posición en las búsquedas? Ni puñetera idea. Si alguien lo sabe (seguro que algún experto en pagerank lo descubriría en un segundo o dos), que me lo diga.

Un saludo.

PD: De ser cierto, en Alcoi el poder ya se está ganando una buena paliza electoral.

Democracia real ya

Hola, culebras.

El lunes descubrí este movimiento de Democracia real ya vía meneame. Quien siga un poco mi web verá obvias semejanzas entre mi discurso político (sobre todo recientemente) y el que se lee en esa web.

Por supuesto, hasta ahora lo mío era predicar en el desierto (y dado lo humilde de mi web así sigue siendo). Pero antes, además, sabía que en ningún sitio ocurría nada que me diera esperanzas.

Pero la situación ha cambiado.De unos meses a ahora se empiezan a sublevar los que durante años he pensado que eran tontos sin remedio: los árabes. Sí, tal cual como suena: siempre he pensado que esa gente eran tontos. Cientos de millones de hombres, mujeres y niños, viviendo en la miseria mientras sus pies pisan alguno de los territorios más ricos del planeta; cientos de millones de personas sometidos a dictaduras y a tiranías medievales, sistemas políticos casi sacados de un libro de historia antigua; cientos de millones de seres humanos sometidos a una religión tergiversada y deformada hacia el terror. Cientos de millones de tontos que sufrían todo esto en silencio, o incluso matándose entre sí. Tontos.

Pero ya no pienso así. Están dando toda una lección al mundo de lo que la gente sencilla y humilde, unida, puede hacer. Están demostrando que la paciencia tiene un límite, que no todo se soporta.

Están gritando un descomunal aviso para navegantes.

En el ‘mundo árabe’, ese extraño planeta dentro de un planeta, la mecha ha prendido. Y la mecha ya se ha alargado a otros polvorines, como China o Estados Unidos.

¿Prenderá en España? Sinceramente deseo que sí. Que la gente reaccione de una vez. ¿Quién? Los que ponen a parir a Zapatero (como si él tuviera la culpa de todo, incluso del forúnculo que le ha surgido a Juan en la nalga izquierda por no limpiarse correctamente: de eso también tiene la culpa Zapatero). Los que hablan pestes de la basura de los políticos en general. Los que piensan que los gobernantes sólo en los ciudadanos de a pie una vez cada cuatro años, negándose el resto del tiempo a escuchar sus palabras. Los que saben que los banqueros son los enemigos públicos números uno no del estado, sino de cada españolito. Los que entre hipoteca, luz, gasolina y comida llegan mal (o no llegan) a fin de mes. Los que se han quedado sin casa. Los que están a punto de quedarse sin casa y están peleando ante los tribunales contra una ley que el poder se ha negado a anular (y es que nos lo ponen bonito). Los más de cuatro millones de parados que ven cómo no consiguen trabajo, y que cuando lo encuentran es a cambio de un sueldo tercermundista. Los que saben que algo tan importante y nuestro como nuestra sanidad pública está siendo desmantelado para que la empresa probada la destroce. Los que han visto cómo el estado regala dinero a los banqueros. Los que mientras empresas españolas baten récords de beneficios ven cómo les condenan a posponer su jubilación.

Las cosas se pueden hacer de otra manera, e Islandia así lo demuestra. Menos ver el puto furgol y más mover el culo por el futuro de todos. Tuyo, mío, de nuestros hijos. Hay que salir a la calle. Hay que dejar las urnas vacías, o por lo menos llenas de votos para otros. Hay que moverse. Porque nada cambiará mientras este sistema se mantenga.

Estamos ante un posible punto de inflexión.

Los políticos empiezan a acojonarse ante iniciativas tan legales y poderosas como el #nolesvotes (vale, se trata de una plataforma surgida de una manera absolutamente penosa, la movilización de gafapastas acomodados acojonados cuando su juguete se lo querían quitar de las manos, burguesitos que si bien han pataleado cuando les apartaban el chupete no hicieron nada por temas mucho más graves).

Y ahora surge esta otra plataforma: democracia real ya.

No pido revueltas como en Egipto, ni una guerra civil como en Libia (ya hemos completado el cupo por varios siglos). Sólo hace falta que se sucedan claras demostraciones de poder. Que el poder establecido sepa que hay otro poder, el del pueblo.

Por ello, porque aún deposito algo de confianza en la gente de este país, pongo en la columna de la derecha de esta web el banner de Democracia real ya.

¡democracia real ya!

Todo porque no quiero pensar que ahora que los árabes han demostrado ser listos, los españoles demuestren seguir mereciendo con razón el calificativo de tontos.

El pueblo puede.

Chau.

Un regreso lento, muy lento

Hola, ofidios.

Han transcurrido muchos meses de silencio, una situación obligada por una baja médica que me ha impedido escribir, y de la que no me he recuperado del todo… pero es que aun con las manos doloridas y con pinchazos he de poner algo aquí, en la web. ¿El qué? Pues lo lógico: han sido meses alejado de un ordenador, de un teclado, pero de igual manera meses practicando mi vicio favorito: leer libros y más libros.

Así que ahora, medio recuperado, voy a ir aportando poco a poco las pequeñas reseñas de lo leído. Aunque una vez publicadas no las lea ni dios dado que Google me sigue teniendo baneado, me da  igual: lo hago para mí, para mi satisfacción, y para mi memoria. Y eso me parece ya bastante.

En los próximos días iré colgando, con fecha modificada para que perezca la auténtica de finalización de lectura, lo que me han parecido los libros. Así de entrada veo, repasando las fechas, que en general he aumentado mi velocidad de lectura: más obras, más personajes, más historias, más mundos. Más. Y sin duda para mí eso significa mejor. Ya que no puedo escribir, ya que me resulta imposible plasmar los mundos e historias que se me acumulan dentro de la cabeza (sin duda mi mayor maldición), al menos trato de evadirme leyendo las de otros.

Bueno. En breve la siguiente (aunque con fecha antigua) entrada, la próxima reseña.

Hasta entonces, un saludo.

PD: Se me olvidaba decir que la última reseña no ‘trucada’ era la de la saga de los Aznar 3, del 22/3/2010.

Seguimos con lo del baneo de google

Hola, culebras.

Pues eso, que seguimos hablando del baneo de mi web en los resultados de búsquedas concretas. Sé que suena a pataleo (y lo es), pero como estoy en mi web y me da la gana decirlo, lo digo, ale 😛

Hace unos días me metí en esa cosa llamada Google Webmaster Tools y me sigue sorprendiendo lo que me encuentro tras el baneo de mi nombre y mi apodo en google.

En la 'ruca' está la clave

Lo último: el motor encuentra mi web en la posición segunda a la búsqueda de mi nombre más la palabra ‘ruca’. Si quitamos ‘ruca’, mi web desaparece de los resultados.

¿Magia? ¿Potagia? A saber. ¿Qué sentido místico posee la palabra ‘ruca’ como para que sólo con ella se invoque mi web en los resultados?

El pasado día 17 de marzo realicé una ‘Solicitud de reconsideración de txisko.com/’. Por supuesto no confío lo más mínimo en los resultados de eso, dado que será un robot el que la realice, seguramente el mismo robot que, a saber porqué, ha excluido mi web de los resultados de búsquedas por mi nombre y mi apodo.

Nada más por hoy de este tema.

Un saludo.

PD: Ruca, ruca, ruca, que no llevo peluca.

txisko.com ha sido baneado de google

Hola, culebras.

Lo de ‘hola’ es por decir algo, ya que puede que nadie lea esto 😛 Tal y como indica el título de esta entrada, los señores de Google han decidido que esta web (y junto a ella mi nombre oficial y mi mote) no debe aparecer en sus listados tal y como antes aparecía, en los primeros puestos de las respectivas búsquedas. O eso o una conspiración judeomasónica intenta hacer aun más gris mi vida, volviéndome ya por completo invisible en esto de internet.

Hace unas semanas atrás (a lo sumo tres) que me llevo fijando en que las estadísticas de acceso al sitio han bajado en picado. A ver, no es que hubiera muchos accesos (al fin y al cabo este sitio no es nada más que un humilde blog personal), pero es que se habían reducido prácticamente a cero patatero. Hoy me he acordado de mirarlo de nuevo y he comprobado sin lugar a dudas que el dominio raíz, txisko.com, ha sido sacado de google. Aun se mantienen los subdominios, pero lo que se refiere a búsquedas por mi nombre ya mi dominio no aparece por ningún sitio: estoy totalmente borrado.

Antes ponía en google ‘txisko‘, ‘francisco ruiz fernández‘ o incluso sólo ‘francisco ruiz‘ y aparecía el primero. Había otras palabras con las que también salía en la primera página, como ‘carrefouronline‘, por ejemplo, o ‘seur carrefour‘ y ‘timo red6000 navidad‘.

Esto ya no es así: ahora ni aparezco. Desapareció mi web en lo que se refiere a Google (no sé porqué pero uno de las escasas apariciones que hay de mi web aun en los resultados de Google es la de ‘txisko.com/tag/navidad/‘).

Acompaño unas tristes capturas de pantalla a modo de ‘prueba’, si se puede decir eso, de que ya no existo.

'francisco ruiz'

Aviso: Si alguno pretende encontrarme en la calle de Talisio, Madrid, lo lleva crudo 😉

'francisco ruiz fernandez'

Realmente me intriga qué narices habrá en la calle Talisio con mi nombre. No, no usaré Google para descubrirlo.

'txisko'

Después de años lo consiguió: el restaurante de El ciego consigue estar en cabeza de la búsqueda por ‘txisko’. Que no espere que le felicite si él es el culpable de mi defenestracion de Google. No sé si poner un esmaili de coña 😛 , uno de enfado }:-|, uno de tristeza 🙁 o de qué. O nada.

He rellenado el formulario de Google para añadir el sitio a sus sistemas, pero la verdad es que no tengo mucha fe en que sirva de algo. Si, tal y como me temo, la situación no se repara tendré que aguantarme y convertirme en un fantasma internetero (o googlero, que se puede decir que es lo mismo).

Voy a ir practicando el ulular lastimero y fantasmagórico. ¡Uuuuuuuuuuuhhhhhhhhh! ¿Qué tal? ¿Bien?

Chao…

PD: Hay que joderse con las preocupaciones que tiene uno…

PD 2: Me he dado de alta en las herramientas de webmaster de Google, aplicándolo a este dominio, y lo confirmo: para Google, de mi dominio raíz, sólo existe la dirección txisko.com/tag/navidad/. Y para él no existen ni feeds ni leches. Sólo el tag de navidad. He comprobado que no sé porqué el archivo de robots estaba vacío. ¿Puede eso ocurrir así porque sí? Me mosquea porque no recuerdo haberlo tocado en años, y juraría que lo dejé activo para todos los buscadores. ¿El hosting me la ha jugado machacando el viejo? Lo veo muy extraño…

De todas maneras a saber qué cojones han hecho en Google con el resto del dominio. Buscaré alguna manera de hablar con ellos para que me lo expliquen.

Una pequeña luz

Hola, culebras.

Anteayer vimos los afectados por la diabetes tipo I una pequeña luz al final del túnel: el éxito de un tratamiento con células madre a diabéticos que acababan de debutar (aquí un poco más). Por supuesto, tal y como explica el artículo, la técnica tiene sus limitaciones (se aplica sólo a los debutantes) y sus complicaciones (neumonía o problemas hormonales, por ejemplo), pero no deja de ser una alegría para los que la sufrimos día a día el saber que algunos chicos estuvieron hasta años sin necesidad de pincharse.

Ojalá se siga investigando en esta materia y se encuentre pronto una cura a esta enfermedad que, lamentablemente, cada vez es más frecuente. Y a la gente que se niega a que se investigue con células madre sólo les digo una cosa: que nunca se vean afectados por una de estas enfermedades… o, ¡qué cojones!, que se vean afectados y con extrema gravedad: a ver si así se siguen negando a que se investigue. Es muy fácil negarse cuando no lo padeces.

Chau.

Un regalo para quien más se lo merece

Para ella, e ineludiblemente también para la otra: lo son todo para mí.

Para ella, para ellas, un pequeño cuento. Mucho me ha costado, de tan oxidado que estoy en esto de juntar palabras, pero ahí está el resultado de mi esfuerzo. Ojalá la una lo sepa apreciar hoy, y espero que la otra haga lo propio en un día futuro y próximo.

Y aunque no lo valoren: para ella, para ellas.

El día 22 y el premio

Hola, culebras.

Sé que esta entrada le parecerá a alguno escrita en código, y en parte así es, pero me da igual. Ayer, día 22 de diciembre de 2008, me tocó un premio en forma de papel oficial. Tras meses, muchos meses de espera, después de aguantar colas enormes, habiendo pasado horas en pasillos, viajes y más viajes para que te digan eso de ‘vuelva otro día’, todo ha acabado: al fin tenemos en nuestro poder ese documento en el que aparece escrito un nombre conocido ya de antes pero esta vez con unos apellidos nuevos.

Eso sí, que no me digan que en España la justicia no es lenta, que si para un trámite ‘sencillo y trivial, que para antes de fin de verano estará’ (sic) tardan casi un año, ¿qué pasará con algo más serio? Por algo existe esa maldición de ‘tengas juicios y los ganes’.

Pero bueno, lo que importante es que se acabó, que ya está todo hecho, y ese papel nos ha aportado la misma alegría que si nos hubiera tocado el gordo (que, por supuesto, no tocó).

Ta luego…

Un nuevo compañero de camino

Hola, culebras.

Pase lo que pase, con mayor o menor lentitud. el sitio sigue adelante. Ahora se nos ha unido un nuevo blog: El púlpito, un lugar que tiene como cabeza visible a El predicador. ¿De qué hablará? Todavía no se sabe, pero quizá el lema de su web sirva de pista:

Un dios de metal. Cuatro profetas de Birmingham.

Habrá que esperar a ese primer sermón para saber qué nos prepara. ¿Religión en txisko.com? Veremos.

Hasta entonces un saludo.