Una especie de despedida

Hola, culebras.

No, no voy a dejar el blog, ni a cerrarlo ni nada por el estilo. Por eso mismo no he puesto como asunto ‘Una despedida’, tal cual, sino ‘Una especie de despedida’. Me voy, pero no me voy. Dejo el blog, pero no lo dejo.

¿Cómo se entiende esto? Pues de una manera bien sencilla: a partir de ahora la web se dedicará sólo a reseñar lo que leo. De hecho ha ido sucediendo eso mismo de unos meses acá. Se acabaron las entradas con comentarios más o menos políticos: adiós a contenidos etiquetados por 15M, crisis, economía, España, política… No volveré a dar mi opinión del mundo humano. Me da tanto asco lo que veo, lo que me rodea, lo que vivo que bastante tengo con eso, con vivirlo (o sobrevivirlo) como para además perder lo único que de verdad  me pertenece, mi tiempo, en hablar de ello.

Esta sección geográfica del planeta llamada por ahora España, y sobre todo sus habitantes, me ha defraudado sobremanera. Su indolencia, su cerrazón, su hipocresía, su falta de ética y de visión de futuro, su ridículo territorialismo, todo eso y mucho más me ha acabado de apartar de ellos. Apartado en la medida que la circunstancias de la vida me lo permiten, claro (todavía no puedo agarrar una nave espacial y largarme a explorar, por ejemplo, Titán, Io o Europa). Mientras sigo encadenado a esta bola de mierda voy a intentar perderles de vista a todos estos humanos y hablar sólo de mi única pasión/droga: la lectura.

Hay veinticuatro entradas etiquetadas como revolución, veinticuatro entradas hablando de cosas relativas a un deseado –por mí– cambio social.  Veinticuatro entradas que sólo han evidenciado cómo este país de adocenados ombliguistas sigue ciego a lo que sucede, sin capacidad de reaccionar mientras una panda de psicópatas avariciosos lo sangran. Gritaría un sonoro ‘QUE OS JODAN’ si no fuera porque, por desgracia, eso equivaldría a un ‘que me jodan’. Me da verdadera envidia el destino final de Krug.

Pero al menos me quedan mis libros. A diferencia de los humanos ellos son inmutables y persistentes en su naturaleza: un libro malo es malo y jamás  puede engañar haciéndose el bueno, por mucho que lo releas. Un libro malo se descubre enseguida y se le puede relegar al olvido (o incluso puedes hacer con él un Farenheit 451) sin el menor reparo. Un libro malo sólo se le olvida (o elimina) y se va a por el siguiente. Ojalá se pudiera hacer eso mismo con ciertos humanos, esos psicópatas sociales que llenos de orgullo, prepotencia y arrogancia llevan de cabeza a la especie humana al dolor, el sufrimiento, la destrucción y la muerte.

Lo dicho, se acabó hablar del mundo real. Mejor sumergirse en el de los libros mientras espero a que el rebaño ciego dirija su camino hacia la destrucción. Y que yo lo vea.

Adiós.

P.D.: Al parecer en WordPress hay algo para convertir etiquetas en categorías. Si la cosa funciona transformaré las etiquetas que he usado para catalogar los libros (Ciencia Ficción, Terror, etc.) en categorías. Sé que eso dará problemas con las viejas entradas que hacen referencia a ellas como etiquetas, pero se trata de un mal menor.

19 de junio: marcha de Leganés a las Cortes

Hola, culebras.

Hace unos días lo apunté en este blog. Ahora hago un diminuto resumen de la marcha. Cinco horas bajo el sol en muy buena compañía; cinco horas protestando contra los desmanes de la clase política y económica.

Tras la llamada de un colega me uní a la marcha desde un poco más abajo de ‘los cabezones’.

avituallamiento ...¡la gente!

De allí, sin prisa pero a buen paso, pasamos por la Opel en dirección de Carabanchel. Pero antes de llegar a ‘la corona’ la policía nos detuvo. A lo mejor pretendían de verdad que fuéramos en fila de a dos por el arcén.

Atasco al llegar a 'la corona'

Menos mal que al cabo de una rato la columna siguió, tomando todo el carril norte de la carretera a Carabanchel.

Pasando la rotonda ante la M40

Al llegar a la avenida de la Peseta nos juntamos con una buena cantidad de gente. Bien.

Llegando a Carabanchel

Seguimos hacia el centro, encontrándonos con muestras de apoyo, de resistencia (como lo de Magerit) y de indiferencia, esta última sobre todo a modo de gente que nos miraba desde las ventanas y las terrazas de los bares.

Los trabajadores de la SS nos apoyan No nos mires, ¡únete! El Magerit resiste

Al llegar a Pirámides nos juntamos con más gente, y a partir de ahí ya se notó el auténtico mogollón.

Nos juntamos con la gente en Pirámides

La sensación era muy similar a la del 15m, sólo que ya menos de ‘bichos raros’ y más de miembros de algo generalizado.Huelga general Vamos de culo P Todos al suelo

Mucha gente seguía mirando, haciéndonos fotos, incluso desde museos (como si fuéramos arte 😛 ), hasta llegar a nuestro destino.

Desde la parte de abajo del Rastro nos hacen fotos Y pensaba que lo de 'guapa' se lo decian a ella Los turistas tuvieron sesión adicional de España

Me sorprendió ver a los sirios haciendo acto de presencia. Bien por ellos: se llevaron los aplausos y el apoyo de la gente de a pie, más que del gobierno.

Apoyo al pueblo sirio

Una vez que la gente se empezó a disolver nos acercamos a Las Cortes. Allí estaba la basura de la prensa… y mogollón de gente con pancartas, algunas con la curiosa propuesta de un supuesto referendum (eso mismo se merece una entrada independiente).

La prensa Propuesta que me crea dudas RESPETO

Ante la calle de las Cortes

Tras ver la situación dimos la ‘vuelta al ruedo’ y acabamos en la parte de arriba de la calle de las Cortes: el templo de la democracia, la casa del gobierno del pueblo, cercada por policía y barricadas para que el pueblo no puede plantarse delante.

El templo del gobierno del pueblo...

¿Hace falta otro ejemplo mejor de este sistema de despotismo ilustrado, con unos meses de dorar la píldora al personal y luego casi cuatro años de ‘hago lo que me sale de los cojones, y os calláis’?

Esto debe cambiar.

Cómo no, había pancartas para todos los gustos, pero el mensaje de cabreo estaba ahí, siempre presente. Me encanta la de ‘Quedarte en el bar no sirve de nada’, contra esta actitud tan española de ‘juntémonos y vayan ellos’. Más claro, agua.

Labordeta ¡presente! Pienso luego estorbo No nos representan

ni pacto ni ostias Quedarte en el bar no sirve de nada

timocracia Indignados != indignos

Tras la caminata yo acabé agarrando un buen moreno, lo que no me pasaba desde hace años. Pero ha sido por una buena causa.

Una manifa más a mis espaldas. Habrá más. Y espero que más lleguen pronto que tarde.

Esta revolución no hecho sino empezar.

Un saludo.

Mohamed Bouazizi: un nombre que nunca debe ser olvidado

Hola, ofidios.

Puede que a estas alturas el nombre de Mohamed Bouazizi les diga poco o nada. ¿Quién es ese moro?, dirá alguno. Pues ese hombre, sin saberlo, puede ser una de las figuras más importantes de la historia moderna. Al menos ya lo es de la de Túnez y de Egipto, y está en camino de correr la misma suerte para Yemen, Siria, Dubai… y España.

¿Cómo puede ser eso cierto?, diréis. Os coloco una foto suya, a ver si os dice algo:

Mohamed Bouazizi

(Fuente.)

¿Nada? ¿No os suena su cara? Os pongo un enlace a otra foto, quizá un poco más desagradable.

Me parece que seguís igual. Alguno ya habrá adivinado que este hombre ha sufrido graves quemaduras. Os daré una nueva pista: Mohamed Bouazizi murió víctima de esas quemaduras. Quemaduras que él mismo se infringió.

¿Cómorl?, os escucho exclamar, ¿que es uno de esos cobardes que se suicidan?

Pues sí… y no. Sí, se suicidó, se mató a si mismo, optó por el camino de abandonar este mundo de manera prematura… pero lo hizo a lo bonzo, como protesta por su situación.

¿Qué situación es esa que le lleva a cometer esa salvajada?, preguntáis, y no sin razón. ¿Qué lleva a un hombre joven (además con formación universitaria) a cometer algo tan doloroso y dramático como rociarse de pintura inflamable y prenderse fuego? La desesperación, la rabia, la indignación. Le habían quitado su medio de subsistencia, habían desoído su petición de ayuda. Y en un gesto absolutamente nada occidental pretestó prendiéndose fuego.

Vale, que sí. Pero ¿qué tiene que ver este moro con España y conmigo?, soltarás hastiado. Ahora te invito a entrar en la página que la wikipedia española le dedica a ese vendedor ambulante.

¿Qué, lo captas? ¿No? Pues te lo voy a dar mascadito: ese hombre el 17 de diciembre de 2010 se quemó a lo bonzo ante un edificio oficial en su ciudad, Sidi Bouzid (Túnez). Días después se iniciaron las revueltas en la región. Mientras la gente se alzaba contra Ben Alí (un dictador que nunca había sido presentado como tal en la prensa española) Mohamed moría en el hospital. Pero su gesto y, nunca mejor dicho, la llama de su atrevimiento ya había creado un efecto dominó. La revolución tunecina triunfó, Ben Alí cayó, y con él Túnez entró en una nueva época. A Túnez siguió Egipto… y luego más países.

Mientras, en el no tan remoto occidente europeo, varios países (sobre todo los cerdos) se desangraban en una crisis inventada por el poder financiero. Y en España, además de la crisis que nos han servido los banqueros, tenemos la muy patria del ladrillo, servida a la carta por Aznar y Zapatero. Pero la gente, esa masa estúpida y manipulable, esa borregada que hasta entonces con el jurgol, la fórmula uno, los toros y la Esteban ya esteba contenta, empieza a reaccionar. Las redes sociales se calientan y una parte de la sociedad (viendo que se puede, que otros países en teoría más atrasados se están sacudiendo el yugo) estalla el 15 de mayo de 2011 (algo que yo, con poco acierto, había deseado/vaticinado que sucediera años atrás). Al 15M le sigue el fenómenos de las acampadas, y cómo eso se propaga por otros países. Ya se habla de revolución global, algo que puede tomar una nueva escala si se une de una vez por todas China.

Y todo porque un vendedor ambulante, lleno de desesperación, se quemase en público en su ciudad.

Con toda sinceridad, si estas revoluciones llegan a buen término, espero que a este hombre se le erijan monumentos y se le recuerde como se merece. Con su sacrificio, sin saberlo y sin quererlo, ha hecho mucho más que cientos, miles de políticos de decenas de países a lo largo de décadas.

Mis respetos a este hombre que ha entrado por la puerta grande en la historia.

Un saludo.  A él y a todos.

P.D.: Sí, hay en la red más entradas como esta, pero no por repetirse una verdad ésta deja de serla.

Marcha desde Leganés a las Cortes

Hola, culebras.

Este domingo 19 de junio puede ser de nuevo, como la del pasado 15 de mayo, un día histórico en este país de mierda: se ha organizado una serie de marchas en todo el país para demostrar que la gente está hasta los mismísimos cojones de la situación y de cómo se está llevando. De nuevo nos la quieren clavar, ahora con una cosa llamada Pacto del Euro (ante el que da gusto ver cómo hay gente que da la cara y dice las cosas en público).

La que me pilla más cerca es la del suroeste de Madrid, para la que se ha creado este cartel:

Cartel de la marcha de Madrid

En mi caso serán en torno a cuatro horas y media de caminata. Habrá que prepararse con cantimplora, bocata, gorra para el sol, cámara de fotos… y un mechero por si al final se decide quemar algo 😛

Ahora, precisamente ahora, es cuando realmente me da envidia la gente que tiene smartphones y puede difundir (lo que equivale a documentar) en directo lo que sucede. Una revolución que me hace envidiar una de las piezas clave de la tecnología social. ¡Quién lo diría!

Pero regresando a lo esencial: hay que salir de nuevo a la calle, que la basura que nos gobierna se de cuenta de que no vamos a parar, que aunque algunas de las acampadas se hayan disuelto la gente sigue ahí, expectante y muy cabreada.

Esta dinámica debe seguir, debe haber más manifestaciones, más muestras de poder. Estamos entrando en la dinámica para lograr que España realmente pertenezca a los españoles y no a lobbies político-económicos. El camino será largo, meses o incluso años. Ello se debe a que mientras en otros países en los que las revoluciones populares han triunfado (como Túnez o Egipto) la situación política era indudablemente dictatorial, aquí durante décadas nos han pretendido aborregar con una supuesta democracia, ese paripé que yo llevo llamando timocracia desde hace ya demasiados años. Ese poder (sobre todo el político, pero también el religioso y el económico, y en cierta medida incluso el judicial) se ha creído ese cuento, constituyendo con el tiempo toda una maraña de mafias. Esas mafias se propagan cual negra telaraña de corrupción por todo lo institucional, ministerial y similar (un ejemplo que conozco demasiado de cerca [y que lo he declarado en mi casa como tema tabú] es el de una abogado de veintimuypocos años, miembro activo de las juventudes socialistas gallegas, ‘ella muy muy lista’ [sic] y que ‘estudió la oposición en veintiséis días’ [sic] para acabar con plaza fija de abogado del estado para el Senado. Tócate los cojones. Como se diría, blanco y en botella: leche. Una hija más de la mafia política convertida en funcionaria gracias a su condición de ‘arrimada’. Ese tipo de realidades me ofenden, me cabrean, me enervan). La mentira democrática ha calado tan hondo entre esas mafias que no va a ser vencida con facilidad. Pero no hay que ceder, no hay que desesperar, sino seguir y seguir.

El domingo 19 sal a la calle y protesta: es tu futuro y el de los tuyos lo que sigue en juego.

Un saludo.

PD de recochineo (madrugada del 15/06/2011): ayer salió el tema de nuevo y me confirmaron (sic) que la ‘superlista muymuy joven abogada que estudia y aprueba oposiciones en 26 días’ tiene como compañero de mesa de trabajo casi todos los días a un tal Jose Luis. Pero, por supuesto, ni es blanco, ni va en botella, ni es leche. ¿Cómo voy a poder pensar eso? Y de paso, en esa conversación, me cayó otra perla: yo soy ‘uno de los culpables de la situación actual por haber comprado un piso sobrevalorado’ (sic). E igual que yo supongo que el resto de gente que ha comprado en estos últimos cinco años un piso también seremos culpables de la situación del país. Que lo sepáis: es vuestra culpa. Toda, toda, toda, por seguirles el rollo a los banqueros y a los políticos. Manda güevos.

El próximo sábado ante los ayuntamientos

Hola, culebras.

Por si alguno no se ha enterado el día 11 de junio se celebran (sobre todo ellos, los políticos) las investiduras en los ayuntamientos. Pues bien: ese día hay que recordarles que están ahí para servir el pueblo, y no a ellos mismos.
¿Cómo? Pues con una sesión de cacerolada. Esta acción forma parte de las que se están organizando desde el movimiento 15M para que no se quede todo en acampadas: hay que hacer ruido, mover a la gente y, mientras tanto, informarla, culturizarla. Que sepan la realidad del país.

Que suenen las cacerolas ante el ayuntamiento de tu localidad.

Pero con esta cacerolada no acaban las iniciativas: otra que puede resultar muy interesante si se consigue movilizar a la gente es la de la marcha al congreso. La gente unida marchando hacia lo que se supone es el órgano que les representa. ¿También sacarán a los perros cuando la gente de agolpe ante el congreso? ¿La prensa se tomará esta iniciativa también a broma?

Hay que seguir protestando. Este mes, el siguiente, todos hasta que escuchen al pueblo.

Un saludo.

Asamblea global: un simple esbozo

Hola, ofidios.

Lo prometido es deuda.

Quien haya leído El juego de Ender y La voz de los muertos (lo siento, pero no pude con más) de Orson S. Card ya tendrán una idea muy clara de lo que a través de la red y con democracia (más oradores) se puede conseguir.

Pero claro, se trata de cosas leídas en libros de ciencia ficción, ese género para descerebrados adolescentes lleno de ‘naves volando por el espacio pegando tiros a monstruos siderales’…

¿Y? ¿Qué pasa si digo que ese sistema democrático que Card plasma en esos libros es posiblemente en un 90% factible ya mismo en esto llamado primer mundo? ¿Qué es una vacilada? Pensad: en el libro se habla de conexión a la red desde casa, de foros de opinión, de avatares, de discursos on line, de comentarios, de validación de usuarios.

Vamos, de cosas inimaginables.

Huy, perdón, que para acceder a esta web he entrado desde mi casa con un ordenador personal. Antes de publicar esto para que lo lea cualquiera que acceda en esta página web he estado en un par de foros informándome. En uno de ellos he usado un nick (léase avatar) y le he dado caña a otro elemento con el que no me llevo muy bien: le he soltado un discurso de tres pares de narices, algo que ha generado algún que otro comentario. Luego me he metido en una web ministerial y con mi certificado digital (único e intransferible, que me identifica como ciudadano de mi país) he realizado algunos trámites oficiales.

¿De qué hablaba antes? Ah, sí, de que lo que decían esos libros no resulta factible ni de lejos ahora mismo.

<clonck>Onomatopeya de sartenazo en toda la cabeza.</clonck>

¿Cómorl? Sí que es posible, como todos sabéis.  La ciencia ficción permite a su lector estar un paso por delante de los no lectores en algunos aspectos. Y éste es uno de ellos, sin lugar a dudas: llevo soñando con ese ideal de democracia real cibernética desde que leí esos libros hace… mucho. Y el momento de verla hecha realidad puede haber llegado: los medios están aquí, y la indignación contra la casta política puede servir de detonante.

¿De qué manera se puede cumplir ese sueño? Pues con algo que, estoy convencido, nos dieron los políticos sin saber el verdadero poder que ocultaba: el certificado digital y a posteriori el D.N.I. con chip. Eso, unido a la infraestructura apropiada, permite hacer recurrente (sin gastar dinero en papeletas, urnas, etc., etc.) y accesible el voto universal. Un voto que se puede realizar tantas veces como se vea necesario sin gasto económico, más allá del de almacenamiento en servidor y tráfico.

Y es que con esos dos medios (realmente se trata de uno sólo, pero con y sin envoltorio físico) se puede conseguir a la perfección el sueño de la democracia real. Y ¡ya!

El certificado digital permite la utilización de sesiones individuales validadas a través de las cuales alzar nuestra voz.

¿Cómo? De la manera que se me hace más lógica (todo ellos desde mi humilde experiencia laboral en desarrollo y testéo de aplicaciones con firma electrónica para organismo ministeriales).

Pasos previos que básicamente sólo se deben realizar una vez:

  • Concesión a Internet del carácter de derecho constitucional, universal o el adjetivo legal oportuno, con tal de que todo ciudadano pueda acceder libremente a internet. Se entrada, y tras la #spanishrevolution, bien que me imagino a los políticos colocándose en contra de esto. Ya se sabe, internet es igual a información y coordinación de ‘gente libre = subversiva’, luego es algo malo.
  • Reparto gratuito (o a precio simbólico) de lectores de D.N.I. electrónico entre los ciudadanos que ya tienen ordenador, conexión y desean votar desde su casa. Esto ya se hizo hace unos años, pero se puede repetir.
  • Habilitación en ayuntamientos, centros cívicos, juntas de distrito, etc. de ‘salas de voto’ para quienes no tengan conexión en casa.
  • Desarrollo de una plataforma de voto mediante a través de web D.N.I. electrónico. La plataforma debería estar auditada las veces necesarias y por las entidades necesarias como para tener la absoluta certeza de que el voto es secreto, fiable y no manipulable. Ahí, en la auditoría, veo el mayor escollo: ¿quien le pone el cascabel al gato? ¿Quién nombra los auditores, y quién se fía de sus resultados?

Pasos posteriores y a usar en cada votación:

  • Se presenta un propuesta a votar.
  • Durante un tiempo quienes quieran/puedan informan de las opciones/consecuencias de la misma (vulgo campaña). Uso de foros, redes sociales, radio, televisión, boca en boca… lo que sea.
  • Elección de una ventana temporal de voto en el que poder ejercitarlo
  • Un ciudadano, un D.N.I. electrónico, una sesión de navegador, un voto y un periodo de x horas (la susodicha ventana temporal) para ejercerlo.
  • Recuento de votos.
  • Medida aprobada o rechazada.
  • Y punto. A la siguiente.

Esto podría aplicarse a las I.L.P. . Otra cosa muy diferente, con ese componente caótico y espontaneo tan recurrente en internet, sería el lanzamiento de iniciativas ciudadanas a través de webs no gubernamentales, como ya se hace ahora. Algo intermedio (una web no gubernamental que supuestamente servirá para alojar I.L.P.s, pero no iniciativas ‘espontaneas’) ha empezado su andadura, MiFirma. Quiero pensar que de aquí en un tiempo permitirá recoger firmas de manera menos estricta… y si no que surgirán otras web que sí que permitan trabajar de una manera más dinámica.

No soy experto en nada de esto de ‘organizar un país’, ni pretendo serlo, y seguro que lo que digo al fin y al cabo son simples sandeces, pero de alguna manera hay que mandar a tomar por culo a los chorizos que nos gobiernan.

Mientras toca seguir esperando.

Un saludo.

Toma los barrios: esto se propaga

Hola, culebras.

El movimiento se propaga, y no sólo por España.

Y yo sonrío.

Aquí la clase política está de resaca, desoyendo (para variar) al pueblo y siguiendo con su actitud ombliguista: unos a regocijarse por el poder adquirido, y otros a ponerse tiritas, con posible amputación de miembros de por medio.

Ellos a sus cosas y parte del pueblo (como bien digo una parte, ya que todavía mucha gente piensa que ‘ésto que han montado perro flautas emporrados y vagos’ no va con ellos) a las suyas: tratar de crear un corriente de acción alternativa que demuestre la indignación que muchos sentimos.

Hasta ahora la principal manifestación de ese descontento la encontrábamos en forma de acampadas improvisadas, con peor o mejor infraestructura, plantadas en ciudades concretas. Esos campamentos, por su carácter semipermanente (el más antiguo no llega a los quince días de vida) y sus requerimientos de una infraestructura relativamente compleja, tienen complicada, si bien no imposible, su prolongación en el tiempo más allá de ¿meses? La logística y la falta de disciplina pueden acabar fagocitándolos en el cáos. Eso hablando de los enemigos internos. Aparte está la casi certeza de que llegará el momento en que a los ayuntamientos se les hinchen las pelotas y digan ‘hasta aquí’ y los traten de desalojar.

Esos son unos pocos inconvenientes de los campamentos. Pero es que hay otro muy gordo: o vas tú a ellos o no puedes ‘vivir’ la experiencia. Eso limita su efectividad como elemento catártico, y mucho menos en lo relativo a un resultado útil.

Pero eso hasta ahora.

Porque ¿y si son los campamentos quienes vienen a tu pueblo, a tu barrio? ¿Y si la experiencia de poder hablar y ser escuchado se planta por unas horas muy cerca de tu hogar? Esa es la idea tras Toma los barrios: llevar a tu mundo  más próximo lo que ocurre en Sol. No son acampadas sino ‘simples’ asambleas en las que la gente escuche, hable y opine.

La iniciativa me parece buena, en tanto y cuanto a acercar esta nueva realidad revolucionaria a más gente. Pero sigue teniendo sus defectos. El más grave de ellos, e imposible de salvar ahora mismo, es su falta de representatividad. Ya se han alzado voces en contra de esas asambleas por ese tema.

Y sin duda el problema es serio: ¿cambiar una oligarquía por otra, mayor pero al fin y al cabo no representativa? Por supuesto que no.

¿Cómo tratar de salvar ese escollo? De entrada resulta complicado, tanto en lo relativo a organización como a validación por parte del pueblo. Sin embargo existen ejemplos que pueden resultar inspiradores. El modelo suizo, por ejemplo: de reuniones a nivel local a una asamblea suprema. ¿Se puede intentar esa dinámica aquí y ahora? Sí… y no. La población española, aun indignada, posee ese carácter tan nuestro de vagos y pasotas. Mucho me parece que se ha logrado al aparecer este moviento del 15M, pero la desidia sigue impresa muy hondo en nuestros cerebros.

Aunque dado un primer paso el siguiente no da tanto miedo. ¿Se podría instaurar las asambleas como una dinámica estable en todos los barrios/pueblos/ciudades de España? ¿Sería factible que los ‘acuerdos’ de cada asamblea se transfieran a una central donde se juntan y los más repetidos se presentan como la voz de una parte del pueblo? Para que todo ello tenga un mínimo viso de valor la asistencia a esas asamblea debería alcanzar cotas casi masivas. Y ahí volvemos a encontrarnos con el problema que Dans comenta.

Pedazo escollo. ¿Insalvable? Hubo un tiempo en que no, pero se trataba de otros tiempos: ahora la realidad nos abofetea con sus cifras. Las asambleas forman parte de la base histórica de la democracia: en la antigua Atenas funcionaban con ellas, en la llamada ekklesía, en la que participaban oradores de pequeñas o grandes cualidades. Pero en aquella época el número de habitantes y posibles voces no tenían nada que ver con las cifras de población actuales. No caben las comparaciones por desgracia. Pretender que la solución al urgente y gravísimo problema político de este país se encuentra en simples asambleas peca de eso, de simplismo. Las asambleas que se están realizando creo que suponen una buena manera de tomar el pulso a la opinión del pueblo y como colector de opiniones, pero poco más. El auténtico futuro del gobierno democrático se encuentra más lejos, en un concepto semejante pero mucho más grandioso: la asamblea global.

Un tema sin duda apasionante… Pero del que hablaré en una entrada concreta 😛

Mientras eso llega, que empiece la guerra de guerrillas.

Un saludo.

PD: sí, estoy últimamente monotemático. Pero es que no todo son libros en la vida, por fortuna/desgracia.

La revolución se demuestra revolucionando

Hola, ofidios.

Tal y como deseaba (en el sentido de tener esperanza por ello) la ya llamada ‘revolución española‘ sigue en marcha más allá del 15 de mayo. Y no sólo sigue en marcha: se difunde entre españoles que se manifiestan en diversos países. La cosa crece, y crece… Un ejemplo con mapa y todo es Italia (más en italiano).

Ahora se habla de desarrollar una I.L.P. para elaborar una Ley de Participación Ciudadana. La iniciativa es buena, pero no perfecta: una I.L.P., una vez llega al Congreso, es ‘escuchada’ (viva el eufemismo) por éste y aprobada o rechazada. ¿Qué hará el PPSOE cuando les llegue? No creo que resulte muy complicado adivinarlo.

Pero volvamos al momento actual. El poder político ya ha marcado posturas: no les gusta que la gente se queje de su situación y basándose en la ley electoral intentan dispersar las protestas.


No se dan cuenta (seguramente porque no lo han vivido) de que:

  1. La mayoría de los carteles y peticiones no tienen nada que ver de ninguna manera ni con ataque directo a partidos. Ninguno de los que he visto apoya a partido alguno (de los que yo he visto, ojo), y eliminando mañana y el domingo todos los que digan lo de ‘PPSOE‘ o el ‘No les votes‘ ya no se puede decir que haya una invitación a votar (realmente a no votar) nada concreto.
  2. Las manifestaciones no impiden a los votantes ejercer su derecho al voto. Que yo sepa no se han plantado piquetes en ningún colegio con intención de impedir a la gente el derecho a votar, o coaccionarlos. Ni se tiene la menor intención de ello.

Teniendo esos dos puntos en cuenta lo que nos queda es una multitud descontenta, un gentío que ya no tiene miedo a decir que están hasta los cojones de la situación actual y que le echan en cara al poder el haber acabado así. Eso, por supuesto, al poder que ha permitido todo esto no le gusta. Las verdades a veces duelen. Pero no me parece nada mal que los que alegremente recortan derechos de otros reciban una tanda de sopapos por parte de esos a los que han recortado derechos.

Un partido ya ha reaccionado. ¿Qué pasará? Ya ha pasado: no ha servido de nada el recurso. ¿Y ahora? Seguramente que cada bando seguirá en sus trece: unos tratando de prohibir que el populacho hable, y el populacho diciendo que ‘aquí estoy, no tengo miedo: ten narices y échame‘.

Me voy al sobre. Mañana será otro día, un día muy interesante. Seguro. Habrá que ir a Sol y hacer algo más por apoyarles. El movimiento se demuestra andando. Quejarse en un corrillo ante un café y murmurar o lloriquear no sirve de nada. Absolutamente de nada.

La revolución continúa a la alemana, italiana, belga, francesa… En definitiva, hacia el infinito y más allá.

Llevo todo el día con esta canción en la cabeza. ¡Qué grande Montelius, qué grande Simonsson!

Un saludo.

Después del 15M: la cosa se calienta

Hola, culebras.

Me alegra saber cómo lo que algunos creían (o deseaban) iba sólo a ser cosa de un día se está prolongando. Gracias a la acampada que se ha organizado en Sol lo que empezó en como manifestaciones por todo el país se está volviendo un movimiento similar al de Egipto y su plaza Tahrir. Ayer ya se vio.

La represión policial no ha logrado silenciarles (fotos); muy al contrario le da más difusión a la iniciativa, llegando ya a sitios muy lejanos. Ya se habla, o se grita, de que va a durar por lo menos hasta el día 22. En algunos foros también se comenta el seguir más allá de la elecciones. Y esa es la clave: seguir, no parar. Hay mucho que cambiar, mucho por hacer.

Mientras, algún político objetivo de las protestas trata de defenderse atacando al movimiento popular (olvidando que esos a los que acusa de infantiles son votantes), otro todavía más bizco tira piedras contra su propio tejado: Tomás Gómez arremete (supongo que sin querer) contra Zapatero al decir ‘los verdaderos antisistema están en despachos lujosos’ (a este personaje, Gómez, hay que recordarle por otra frase lapidaria que se le ha vuelto en contra: “me gustaría para Madrid lo que Zapatero ha hecho para España”). ¿Hay algún despacho más lujoso que el del presidente del gobierno que ha perpetrado la reforma laboral que sufrimos? Supongo que igual lujo debe tener el despacho del otro líder que no votó en contra de dicha reforma.

No lo dirán, pero seguro que algunos de ellos deben sentir una respiración a su espalda: es la gente indignada y, lo que es peor para ello, la gente indignada e informada. Esa malvada gente que no sólo tiene una opinión, sino que trata de comunicársela a otros. Horror de horrores para los titiriteros, cuando se dan cuanta de que sus marionetas han descubierto algo llamado tijeras, tijeras que pueden tanto cortar los hilos como decapitar a los titiriteros.

Los próximos días tendrán una importancia vital. Algunos no podemos estar ahí para acompañarles por los deberes de trabajo y/o familia, pero les apoyamos al 100%. Han tardado en estallar, pero una vez la mecha prendida, ¡que arda Roma! Esto puede ser historia.

Un saludo.

PD: Siempre he odiado las redes sociales, pero estoy empezando a seguir lo de Sol y lo de La Porticada. Tiempos extraños requieren medidas extrañas. Y a veces se leen cosas que (de ser ciertas) ponen los pelos de punta.

PD II: Se me olvidó poner la captura de pantalla de la ¿cagada? ¿coladura hacker? del manifiesto de DRY en la web del PSOE. Y acerca de lo que puse antes de Intereconomía, va a ser que no. Lo que no quita que sigan tirando al monte, como perroflautas que de sólo oír las chorradas que dicen (a partir del 14:17) se nota que no saben ni de qué va la movida.

Madrid, 15-M-2011: orgulloso de haber estado ahí

Hola, culebras.

Puede que no haya servido de nada, que los políticos, los banqueros y los medios se sigan riendo de todos los que desfilamos desde Cibeles a Sol reclamando una democracia real, que el gobierno recaiga de verdad en manos del pueblo. Sí, sería triste que todo esto se perdiera como lágrimas en la lluvia, pero puede que así ocurra.

En Cibeles

Aun así, lo puedo decir bien orgulloso: yo estuve allí.

He dejado en flickr un álbum con fotos comentadas como las que acompañan esta entrada del blog, para quien lo quiera ver.

Yo sólo era uno más en medio de  toda una multitud, un gentío protestando indignados, una masa que ha decidido que ha llegado el momento de alzar la voz y quejarse, dejar el comportamiento borreguil y adocenado que tanto desea el poder (el que sigue el lema de ‘consume, paga y calla’) y decir ‘BASTA YA’.

Los chulapos también están hartos Islandia y EFE La bota que aplasta II A pasar todos por al aro, pringados

No puedo negar que acercándome a Cibeles en el cercanías me decía ‘aquí sólo vamos a estar una panda de colgados, los de siempre’. Pero ya en Recoletos vi algo que me alegró bastante: chavales de no más de 18 años que acudía como yo. Y ya al llegar a la rotonda me encontré con la marea humana. Sonreí. Todavía hay un atisbo de esperanza: en este país de mierda, entre su gente de mierda (esa chusma aborregada por el jurgol) todavía hay algunos con sangre en las venas. Gente capaz de indignarse cuando ven que se desmantela todo cuanto le rodean, gente capaz de tener dos dedos de frente y saber que está en juego no sólo su presente, sino incluso el futuro de la siguiente generación.

Especial mención merece ese gran número de jóvenes, muchísimos más de los que había en las manifestaciones promovidas por los sindicatos mayoritarios: ya era hora de que saltaran a la calle y gritaran ‘esta boca es mía’. Al fin y al cabo son quienes más pueden perder. Me alegra muchísimo ver su reacción airada y combativa. Han demostrado que aún existe una posibilidad, porque si las protestas sólo las llevamos a cabo los más mayores, malo: un futuro muy negro nos esperaría.

Las nuevas leyes Manos arriba, esto es un atraco

Estuve entre esa multitud que demostró su indignación ante la situación que vive el país. A lo largo del corto recorrido no se produjo incidente alguno que yo viera. Al contrario, todo transcurrió con ánimo festivo y sin olvidar el cachondeo típico español, como con el Darth Vader y sus amigotes. Anduvimos desde el inicio en Cibeles a las 18:00 hasta Sol, donde se leyeron los manifiestos y discursos (el último de ellos acabó en torno a las 20:30). Dos horas y media de tranquila y vistosa manifestación de poder: el poder del pueblo cabreado con quienes nos dirigen nominalmente (clase política) y quienes lo hacen de facto (la banca).

La manifa en Sevilla II Primera intervención

Luego llegó el momento de la música (con un grupo de rap), pero para entonces yo ya tuve que regresar a casa.

Pancarta gráfica

Ahora los medios destacarán lo que más les conviene a sus amos: los incidentes, los detenidos en los enfrentamientos. Así está la prensa: frente a unas movilizaciones populares en cincuenta ciudades de todo el país, sólo se resalta las salvajadas puntuales de unos pocos energúmenos. Manipulación de la información, y una nueva muestra de cómo el periodismo no es sino la voz de su amo, el político y el banquero.

Eso la prensa de aquí. La de fuera no se ha callado.

Menos mal que existe internet para divulgar lo que otros no quieren. En forma de vídeos, o texto por ejemplo.

Por fortuna esto no va quedar aquí. Habrá más manifestaciones. Y yo estaré allí.

Un saludo.

¿Se acerca el momento decisivo? 15 de mayo de 2011

Hola, reptiles.

Hace tieeeeeeeeeempo ya hablé de una porra revolucionaria (por supuesto el número de participantes en dicha porra fue diréctamente proporcional al seguimiento de este blog 😛 ). Han pasado los años y parece ser que ahora sí que se mueve la gente. ¿Qué ha hecho falta para que algunos salten? Aquí van una lista, ni de lejos exhaustiva, de las posibles razones:

Estas y muchas más cosas han movilizado a una parte de la población. Mientras, buen parte del resto les hace el juego a quienes les explotan y sólo se preocupan del enésimo clásico (sin darse cuenta de que esa panda de millonarios sobrepagados se ríen de sus miserias), por las interioridades de piltrafas humanas o de intoxicarles haciendo que ataquen a quienes, más que menos, tratan de que mejoren sus condiciones (aunque a veces la caquen y bien).

Pero, como he dicho, la cosa cambia. Un movimiento ciudadano y no vinculado a ningún partido político ni sindicato se prepara para salir a la calle de manera coordinada: ¡Democracia real ya! El próximo 15 de mayo, a siete días de una nueva tomadura de pelo llamada elecciones municipales, empieza el pulso entre esos ciudadanos anónimos y la corrupta y endiosada clase política que se deja manipular por los bancos. En Madrid esa clase política se ha dado cuenta de que no los puede callar así a las bravas; en Toledo los políticos ha decidido que las protestas ciudadanas contra banqueros y los políticos no deben salir a la calle (así son ellos de listos, incapaces de pensar que esa actitud bien puede suponer de manera automática la pérdida de votos de todos los manifestantes).

Por fortuna en Madrid, como digo, la manifestación va a efectuarse. Y habrá que ir: día 15 de mayo a las 18:00 de la tarde desde Cibeles a Sol. A abultar. A protestar. A exigir que rueden cabezas.

¡democracia real ya!

Yo voy. Porque quiero una democracia de verdad ya mismo.

Un saludo.

Democracia real ya

Hola, culebras.

El lunes descubrí este movimiento de Democracia real ya vía meneame. Quien siga un poco mi web verá obvias semejanzas entre mi discurso político (sobre todo recientemente) y el que se lee en esa web.

Por supuesto, hasta ahora lo mío era predicar en el desierto (y dado lo humilde de mi web así sigue siendo). Pero antes, además, sabía que en ningún sitio ocurría nada que me diera esperanzas.

Pero la situación ha cambiado.De unos meses a ahora se empiezan a sublevar los que durante años he pensado que eran tontos sin remedio: los árabes. Sí, tal cual como suena: siempre he pensado que esa gente eran tontos. Cientos de millones de hombres, mujeres y niños, viviendo en la miseria mientras sus pies pisan alguno de los territorios más ricos del planeta; cientos de millones de personas sometidos a dictaduras y a tiranías medievales, sistemas políticos casi sacados de un libro de historia antigua; cientos de millones de seres humanos sometidos a una religión tergiversada y deformada hacia el terror. Cientos de millones de tontos que sufrían todo esto en silencio, o incluso matándose entre sí. Tontos.

Pero ya no pienso así. Están dando toda una lección al mundo de lo que la gente sencilla y humilde, unida, puede hacer. Están demostrando que la paciencia tiene un límite, que no todo se soporta.

Están gritando un descomunal aviso para navegantes.

En el ‘mundo árabe’, ese extraño planeta dentro de un planeta, la mecha ha prendido. Y la mecha ya se ha alargado a otros polvorines, como China o Estados Unidos.

¿Prenderá en España? Sinceramente deseo que sí. Que la gente reaccione de una vez. ¿Quién? Los que ponen a parir a Zapatero (como si él tuviera la culpa de todo, incluso del forúnculo que le ha surgido a Juan en la nalga izquierda por no limpiarse correctamente: de eso también tiene la culpa Zapatero). Los que hablan pestes de la basura de los políticos en general. Los que piensan que los gobernantes sólo en los ciudadanos de a pie una vez cada cuatro años, negándose el resto del tiempo a escuchar sus palabras. Los que saben que los banqueros son los enemigos públicos números uno no del estado, sino de cada españolito. Los que entre hipoteca, luz, gasolina y comida llegan mal (o no llegan) a fin de mes. Los que se han quedado sin casa. Los que están a punto de quedarse sin casa y están peleando ante los tribunales contra una ley que el poder se ha negado a anular (y es que nos lo ponen bonito). Los más de cuatro millones de parados que ven cómo no consiguen trabajo, y que cuando lo encuentran es a cambio de un sueldo tercermundista. Los que saben que algo tan importante y nuestro como nuestra sanidad pública está siendo desmantelado para que la empresa probada la destroce. Los que han visto cómo el estado regala dinero a los banqueros. Los que mientras empresas españolas baten récords de beneficios ven cómo les condenan a posponer su jubilación.

Las cosas se pueden hacer de otra manera, e Islandia así lo demuestra. Menos ver el puto furgol y más mover el culo por el futuro de todos. Tuyo, mío, de nuestros hijos. Hay que salir a la calle. Hay que dejar las urnas vacías, o por lo menos llenas de votos para otros. Hay que moverse. Porque nada cambiará mientras este sistema se mantenga.

Estamos ante un posible punto de inflexión.

Los políticos empiezan a acojonarse ante iniciativas tan legales y poderosas como el #nolesvotes (vale, se trata de una plataforma surgida de una manera absolutamente penosa, la movilización de gafapastas acomodados acojonados cuando su juguete se lo querían quitar de las manos, burguesitos que si bien han pataleado cuando les apartaban el chupete no hicieron nada por temas mucho más graves).

Y ahora surge esta otra plataforma: democracia real ya.

No pido revueltas como en Egipto, ni una guerra civil como en Libia (ya hemos completado el cupo por varios siglos). Sólo hace falta que se sucedan claras demostraciones de poder. Que el poder establecido sepa que hay otro poder, el del pueblo.

Por ello, porque aún deposito algo de confianza en la gente de este país, pongo en la columna de la derecha de esta web el banner de Democracia real ya.

¡democracia real ya!

Todo porque no quiero pensar que ahora que los árabes han demostrado ser listos, los españoles demuestren seguir mereciendo con razón el calificativo de tontos.

El pueblo puede.

Chau.