Frederick Pohl – Los años de la ciudad

Hola, ofidios.

He aquí la penúltima reseña con retraso (ésta con fecha del 23/12/2012), ahora de un libro de Pohl, Los años de la ciudad.

La novela en sí misma es una especie de fix-up de cinco relatos aparentemente independientes, pero que juntos dan una idea de la evolución de una ciudad, tanto a nivel social-cultural como arquitectónico. El Nueva York desde el tiempo actual hasta un siglo después. Historias de bandas, mafias, rebeldía, prisión, castigo y revolución, todo ello frente a lealtad, deber, responsabilidad civil, junto a una visión optimista del futuro y de los poderes sociopolíticos. Destacable el tratamiento de la revolución, un alzamiento popular a través de las redes (o el concepto de red visto desde esa época), y el que a través de esas mismas se genera un movimiento de responsabilidad civil. Muy en plan lo que me gustará ver en la realidad, vamos. Y que no veré, eso seguro.

La lectura del libro obliga a un ritmo lento, incluso en los muy contados momentos de acción. No destaca dentro de la obra de Pohl. Le otorgo un 5 y bastante me parece.

Adiós.

Frederik Pohl – Mineros del Oort

Hola, culebras.

Otro Pohl a mis espaldas, y van… muchos, van muchos (sin quererlo ni beberlo se ha convertido uno de los autores de cifi que más he leído; y con más altibajos, todo sea dicho). Pero este Mineros del Oort no lo recordaré precisamente bien. Bastante con que lo pueda recordar, dado lo mediocre que me ha parecido: una novela ‘de academia‘, pero que no llega a nada concreto. Casi se puede decir que se trata de un coitus interruptus literario, dejando demasiado en el aire. El protagonista medio lelo (con un lavado de cerebro de primera), un entorno socio político que se reduce a un esbozo, unos interludios supuestamente didácticos que rompen el rimo, unos secundarios que se reducen a simples esbozos. Pero es que con un libro tan cortito (no llega a las 350 páginas) con tanto trasfondo que describir y la cantidad de personajes que pasan por él no se puede pedir mucho.

Si algo bueno tiene el libro es que, años después de ‘su tiempo’, me ha picado la curiosidad como para leerme la trilogía de Marte de Robinson. Sí, en su momento no me llamaron nada la atención pero las cosas cambian con el tiempo. Y eso que son tres tochos de primera. Ojo, que acumulación de páginas no equivale a calidad (ni de lejos) pero sí a una mayor posibilidad, si se hace bien, de explicar lo que sucede.

Pero no nos perdamos y regresemos a lo que nos centra: el libro de Pohl. Que no merece más cometario 😛 Se lleva un cuatro y contento.

Adiós.